Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu “Un sí a la vida”: Mons. Gil y su Consejo de Presbiterio expresan apoyo a manifestaciones en Día de la Vida por Nacer

escudo-Mons.-Fernando-Gil

 

Ante la celebración el próximo 25 de marzo, fiesta de la Anunciación, de un nuevo Día de la Vida por Nacer, el Obispo de Salto, Mons. Fernando Gil, junto con el Consejo de Presbiterio Diocesano expresan “su apoyo y cercanía a todas las manifestaciones a favor de la vida, don que Dios regala a todo hombre y mujer, en el arco en que esta se despliega, desde la Vida por Nacer hasta la vida y los derechos de los adultos mayores”. “Lo hacemos sin espíritu de confrontación, apoyando el libre derecho de asociación de los creyentes y la libertad de expresión que emana de nuestra Constitución”, puntualizan.

En un mensaje titulado “Un sí a la vida” el Obispo y su Consejo de Presbiterio destacan, citando expresiones del Papa Francisco en la Exhortación Evangelio Gaudium, que esta celebración “supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno».

El Día de la Vida por Nacer se celebra de manera oficial en varios países de América Latina el 25 de marzo, que en el calendario católico recuerda la fiesta de la Anunciación: “el gran Sí de María aceptando ser Madre de Jesús”. Ante esta celebración los sacerdotes animan a “decir `sí´ a la vida, animados por el Sí de la Mujer que abrió las puertas a Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios”.

Señalan en el comunicado, asimismo, que en el Día de la Vida por Nacer se recuerda “el derecho inalienable que tiene todo ser humano a nacer. Se invita a promover y defender la vida humana desde que ha sido concebida en el vientre de la madre”.

“Que el Sí de María, nos ayude a todos a cuidar la vida humana, especialmente la de los más desprotegidos”, concluyen.

Texto completo de la declaración:

UN SÍ A LA VIDA

El próximo 25 de marzo el calendario católico recuerda la fiesta de la Anunciación, que es el gran Sí de María aceptando ser Madre de Jesús. Día apropiado para decir “sí” a la vida, animados por el Sí de la Mujer que abrió las puertas a Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios.

Desde hace varios años se festeja también el Día de la Vida por Nacer de manera oficial en varios países de América Latina. Se recuerda de este modo el derecho inalienable que tiene todo ser humano a nacer. Se invita a promover y defender la vida humana desde que ha sido concebida en el vientre de la madre.

El Papa Francisco nos ha recordado que esta celebración, «supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno.» Evangelii Gaudium, 213.

En varios lugares de nuestro país se realizarán manifestaciones por la vida, oraciones y otras celebraciones adhiriéndose a este día. Como Iglesia de este litoral norte, queremos manifestar nuestro apoyo y cercanía a todas las manifestaciones a favor de la vida, don que Dios regala a todo hombre y mujer, en el arco en que esta se despliega,desde la Vida por Nacer hasta la vida y los derechos de los adultos mayores. Lo hacemos sin espíritu de confrontación, apoyando el libre derecho de asociación de los creyentes y la libertad de expresión que emana de nuestra Constitución.

Que el Sí de María, nos ayude a todos a cuidar la vida humana, especialmente la de los más desprotegidos.

page1image27264

+Fernando, Obispo de Salto y el Consejo de Presbiterio Diocesano