Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Segundo día de JMJ: Catequesis de Mons. Sturla y Misa de uruguayos

Día de Catequesis

Formación, alabanza, confesión, testimonios y celebración de la Eucaristía fue la dinámica de la primera sección de las Catequesis, actividad de los tres días previos a los momentos centrales de la Jornada Mundial de la Juventud.

Las Catequesis, desarrolladas en varias Parroquias de Río de Janeiro, se organizan por regiones y por lengua de 9:00 de la mañana hasta el mediodía y concluyen con la Santa Misa. Hay catequesis en 26 idiomas en más de 260 locales en Río de Janeiro y zonas aledañas. De estos lugares, 51 puntos reciben catequesis en español, 29 en portugués y 22 en español, siendo estos los grupos más numerosos. Son más de 250 obispos-catequistas.

Catequesis de Mons. Sturla, Obispo auxiliar de Montevideo

En la Parroquia Nossa Senhora do Rosário de Fátima e Santo Antônio Lisboa en el barrio de Taquara, Río de Janeiro, tuvo lugar la primera catequesis deMons. Daniel Sturla.

Algunos jóvenes de Uruguay tienen como referencia esa Parroquia, ya que son alojados por familias de esa comunidad. Mons. Sturla fue designado por la organización de la JMJ para orientar la primera catequesis en ese día en esa Parroquia que tiene como patronos a la Virgen de Fátima y a San Antonio de Lisboa, a quien se le conoce como San Antonio de Padua.

Mons. Sturla comenzó saludando a los jóvenes, que previamente a la Catequesis tuvieron un momento de música y cantos animados por su pares de esa misma Parroquia. En un primer momento motivó un tiempo de oración y silencio “Vamos a escuchar en el silencio para ponernos en la presencia del buen Dios y podamos iniciar con una oración, ponemos el corazón en Dios”, comenzó diciendo Mons. Sturla.

Mons. Sturla les recordó a los jóvenes que ésta era su primera catequesis, que anteriormente había participado en la JMJ que se organizó en Buenos Aires y que hace año y medio fue designado y ordenado Obispo.

Luego de recorrer algo de la historia de algunos santos de la Iglesia y de los patronos de la Parroquia se detuvo en la imagen del Cristo Crucificado que se encuentra en el altar. “Un Cristo que me ha impactado y está retorcido en el dolor, el dolor que nos ha salvado, cargando nuestros pecados subió al leño y sus heridas nos han curado”, reflexionó Mons. Daniel.

La propuesta de la organización de la JMJ para la primera catequesis era hablar de la esperanza, “sed de esperanza, sed de Dios”, comentando experiencias y testimonios del Obispo. Mons. Sturla fue narrando durante su catequesis diversos episodios y anécdotas que ha tenido, a la que le agregaba una reflexión.

“Un adulto me dijo que no estaba dentro de la iglesia, caminaba dentro de la iglesia, pero le costaba entrar, cosa que me hizo pensar”, comenzó diciendo.

“Qué cosas que separan de Dios a los jóvenes y les quitan la esperanza, situaciones familiares dolorosas que deben sufrir y nos desafían, como vivir la fe, apostar por la familia, en donde la vida de familia esta atacada”, comentó.

En el desarrollo de su reflexión Mons. Sturla se refirió al alcohol. “El tema del alcohol, había como una imposibilidad de divertirse sin el alcohol, eso cunde y nos complica la existencia, a veces puede ser fumar marihuana u otras drogas. Estas situaciones nos preocupan”. Seguidamente contó algunas anécdotas que había vivido en el Colegio Juan XXIII cuando era su director en la ciudad de Montevideo.

“La dificultad de vivir la pureza en el noviazgo, la castidad antes del matrimonio, son temas que nos ocupan y debemos reflexionar. Por distintos motivos hay situaciones que parecen alejar a muchos jóvenes de la propuesta cristiana, pero acá viene el sentido más profundo de la propuesta cristiana, que no es de ser chicos disciplinados que cumplen normas, el cristiano no es un cumplidor de reglas y mandamientos, la característica del cristiano es que ha descubierto el sentido de la vida, ha descubierto a Cristo y desde Él se vive plenamente la vida, desde Cristo es que nosotros podemos experimentar una vida que vale la pena ser vivida”, reflexionó el obispo.

Citando la película “La vida es bella”, Mons. Sturla comentó que “estos elementos son los que nos llenan de esperanza, descubrir a Cristo y ahí la belleza de la vida”.

“Quisiera decirle a ustedes en esta mañana, qué bueno es para jóvenes cristianos, jóvenes católicos que tienen fe, tener esta certeza. Es cierto que hay muchas cosas oscuras, nubarrones muchas cosas que nos pueden angustiar, pero la vida es hermosa, bella y eso es lo que tenemos que subrayar”, continuó.

“La seguridad de la presencia del Señor, que está con nosotros”, comentó el Obispo en referencia al lema de esta Jornada: “Vayan por todo el mundo prediquen el Evangelio a todas las naciones, yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo, esto es lo que sostiene nuestra esperanza, el Señor está con nosotros”, dijo.

Al terminar su catequesis, Mons. Sturla se refirió al tema del dolor. “El dolor, el sufrimiento, una angustia moral, piscológica, física, una enfermedad, una muerte, frente a Cristo se carga de sentido. Por algo Dios me lo ha enviado o lo ha permitido”, cuestionó el obispo catequista.

Allí tomó el ejemplo de algunos santos, que caminaron adelante como los discípulos de Jesús, como tantas peregrinaciones de nuestra Iglesia.

Cerrando su catequesis citó a un santo de Chile, San Alberto Hurtado, “el decía en toda circunstancia, ‘contento Señor, contento’, que podemos decir jóvenes de esta experiencia, debemos reconocer mi vida llena de sentido, he encontrado a Cristo y se llena de luz mi existencia, con sol y con lluvia, “contento, contento, Señor contento”.

Misa de uruguayos

Luego de la catequesis de Mons. Sturla se celebró la Misa en la Parroquia con la presencia de muchos uruguayos que se habían dado cita para celebrar un encuentro juntos, en Río de Janeiro.

En la celebración participaron Mons.Heriberto Bodeant(Obispo de Melo), una decena de sacerdotes uruguayos y delegaciones de todas partes del país.

Crónica de Igor Alcalde desde Río de Janeiro
 

AUDIO: https://soundcloud.com/igor-alcalde/catequesis-de-mons-daniel