Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu Provincial de los eudistas de Colombia predicará retiro a Presbiterio de la Diócesis de Mercedes

IMG_1209

El Padre Provincial de los Sacerdotes de San Juan Eudes de Colombia, P. José Mario Bacci, predicará los Ejercicios Espirituales que el Obispo de Mercedes, Mons. Carlos Collazzi, compartirá del 5 al 9 de marzo, con los sacerdotes de la Diócesis.

El retiro tendrá lugar en la Casa de La Paz de Colonia, perteneciente a la Diócesis.

Los “eudistas” colaboran, según sus posibilidades y el llamamiento de los obispos, en suscitar vocaciones, en la formación y en el servicio a los presbíteros y demás ministros.

El Padre Bacci tiene 46 años de edad y nació en el municipio de Magangué (Bolívar, Colombia).  Fue incorporado a la congregación el 19 de agosto de 1995 y ordenado presbítero el 17 de diciembre de 1995.

La Congregación fue fundada por San Juan Eudes, el 25 de marzo de 1643, en Caen, Francia. Luego de las penurias  sufridas durante la Revolución francesa que les produjo el cierre de sus casas (1792), la dispersión de sus sacerdotes y que generó cuatro mártires, tuvieron que esperar casi 30 años para comenzar la recuperación.

En 1883, fundaron varios seminarios en Colombia.Actualmente están presentes en ocho países y cuentan con cuatro provincias: la provincia de Francia (Francia, Costa de Marfil, Benin); la provincia de Colombia (Colombia, Ecuador y Re-pública Dominicana); la provincia de América del Norte (Canadá y Estados Unidos) y la provincia de Venezuela.

Los Eudistas quieren continuar y completar en sí mismos la vida de Jesús y, con san Juan Eudes, reconocen como fundamentos de la Congregación:

• la gracia divina, de la cual deben estar colmados para comunicarla a los demás.

• la voluntad divina, para ser, como Jesús, sus servidores en toda su vida.

• la cruz de Jesús, que toman sobre sí, renunciando a sí mismos, para caminar en pos del Señor.

• Finalmente, un amor profundo, ardiente y personal a Jesús y María, a quienes la Congregación pertenece como su familia.

Más información sobre la congregación aquí