Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu Mons. Rodolfo Wirz llama a reconocer y concretar la misión que nos “marca a fuego”

En su Mensaje para la Navidad 2013, el Obispo de Maldonado, Mons. Rodolfo Wirz, invita a que en esta nueva Navidad cada uno reconozca y concrete la misión que se va descubriendo cada día.

“Si concretamos en la diversidad de nuestras vidas esta misión, desde la perspectiva de Belén, del mismo Dios hecho hombre por amor, en la fragilidad de nuestra existencia, estaremos cada vez más motivados para asumir nuestra realidad”, destaca el Obispo. “Iremos descubriendo en aquella primera Navidad, un mensaje siempre nuevo que nos motiva, por encontrar a Jesucristo como clave, estímulo, fuente de renovación y felicidad”, asegura Mons. Wirz.

“El ¡Feliz Navidad! que se multiplica en estos días se convertirá así en una actitud de ser nosotros mismos ‘a fondo’, en la multiplicidad  de situaciones insospechadas, tal vez sin publicidad ni reconocimiento, en el silencio del anonimato, incluso de la incomprensión e injusticia, o de la aceptación pública  y la estima de los demás, en la diversidad de tantas realidades sólo conocidas por Aquél que por nosotros naciera en Belén”, señala el Obispo de Maldonado.

MENSAJE DE NAVIDAD 2013

Con un lenguaje fresco del Sur, de nuestro Río dela Plata, el flamante Papa Francisco en su Carta “La alegría del Evangelio” (Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”  del 24.11.2013), que nos dedica y bien merece ser un regalo de Navidad original y oportuno, en el Nr. 273 nos escribe: “Yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo. Hay que reconocerse a sí mismo como marcado a fuego para esa misión de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar. Allí aparece la enfermera de alma, el docente de alma, el político de alma, esos que han decidido a fondo ser con los demás y para los demás”.

Si concretamos en la diversidad de nuestras vidas esta misión, desde la perspectiva de Belén, del mismo Dios hecho hombre por amor, en la fragilidad de nuestra existencia, estaremos cada vez más motivados para asumir nuestra realidad. Iremos descubriendo en aquella primera Navidad, un mensaje siempre nuevo que nos motiva, por encontrar a Jesucristo como clave, estímulo, fuente de renovación y felicidad.

El ¡Feliz Navidad! que se multiplica en estos días se convertirá así en una actitud de ser nosotros mismos “a fondo”, en la multiplicidad  de situaciones insospechadas, tal vez sin publicidad ni reconocimiento, en el silencio del anonimato, incluso de la incomprensión e injusticia, o de la aceptación pública  y la estima de los demás, en la diversidad de tantas realidades sólo conocidas por Aquél que por nosotros naciera en Belén.

¡Que este nueva Navidad haga posible este regalo de nuestro reconocimiento  “marcado a fuego para esa misión ”  que vamos descubriendo cada día!

¡Muy feliz Navidad !

                                                                              + Rodolfo Wirz
Obispo de Maldonado-Punta del Este