Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

Noticeu Mons. Jaime Fuentes invitó en la Fiesta de la Cátedra de Pedro, a Jornada de oración por el Papa y su sucesor

El Obispo de Minas, Mons. Jaime Fuentes, atendiendo a las “circunstancias especiales que estamos viviendo”, invitó a las comunidades diocesanas a dedicar este viernes 22, Fiesta de la Cátedra de San Pedro, a una jornada de especial oración por el Papa actual, agradeciéndole a Dios su pontificado y pidiendo por su persona, y también por el que será elegido como su sucesor. El Pastor invitó especialmente a participar ese día de la Santa Misa que se celebrará en todas las comunidades.

“Nos cuesta hacernos a la idea de que el Santo Padre, Benedicto XVI, nos dejará el día 28 de febrero. Todos compartimos un mismo sentimiento de pena que misteriosamente, por así decir, se entremezcla con otro de alegría”, reconoció el Obispo.

Explicó que “sentimos pena porque, a lo largo de estos ocho años de pontificado, hemos percibido en su magisterio, en su entrega sin medida, en su humildad y en su cariño, la imagen exacta del Buen Pastor: naturalmente, nos cuesta mucho que se vaya. Al mismo tiempo, nos alegra que pueda aliviarse de la agobiante carga de su ministerio y que disponga de más tiempo, como él lo ha dicho, para la oración en favor de toda la Iglesia: en este sentido, “salimos ganando” porque, como lo dijo el Santo Padre al renunciar, la misión de sucesor de san Pedro debe llevarse a cabo ‘no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando’”.

Texto de la Carta de Mons. Jaime Fuentes:

 Minas, 16 de febrero de 2013

Queridos hermanos de la Diócesis de Minas:

Nos cuesta hacernos a la idea de que el Santo Padre, Benedicto XVI, nos dejará el día 28 de febrero. Todos compartimos un mismo sentimiento de pena que misteriosamente, por así decir, se entremezcla con otro de alegría.

Sentimos pena porque, a lo largo de estos ocho años de pontificado, hemos percibido en su magisterio, en su entrega sin medida, en su humildad y en su cariño, la imagen exacta del Buen Pastor: naturalmente, nos cuesta mucho que se vaya.

Al mismo tiempo, nos alegra que pueda aliviarse de la agobiante carga de su ministerio y que disponga de más tiempo, como él lo ha dicho, para la oración en favor de toda la Iglesia: en este sentido, “salimos ganando” porque, como lo dijo el Santo Padre al renunciar, la misión de sucesor de san Pedro debe llevarse a cabo “no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando”.

El próximo Viernes 22, desde el siglo IV celebramos en la Iglesia la fiesta de la Cátedra de San Pedro, que señala el singular ministerio que el Señor confió al jefe de los Apóstoles, de confirmar y guiar a la Iglesia en la unidad de la fe.

En las circunstancias extraordinarias que estamos viviendo, quiero animarlos a que esta fiesta sea de verdad una jornada de especial oración por el Papa actual, agradeciéndole a Dios su pontificado y pidiendo por su persona, y también por el que será elegido como su sucesor. Los invito especialmente a participar en la Santa Misa de ese día, que se celebrará en todas nuestras comunidades por esa intención.  

Les envío una Bendición, rogándole a Dios, por la intercesión de la Virgen del Verdún, que en esta Cuaresma reavive nuestro deseo de conversión.

                                                                              + Jaime