Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

Noticeu Mons. Jaime Fuentes analiza la crisis en la Iglesia

fuentes

“¿Cómo es posible que se den en la Iglesia hombres que han caído tan bajo, que viven celebrando la eucaristía, lo más santo que pueda existir, y al mismo tiempo traicionan al mismo Cristo a quien dicen que sirven?”, plantea el Obispo de Minas, Mons. Jaime Fuentes en su blog desdeelverdun.org al reflexionar sobre la situación de la Iglesia y su Pastores ante los innumerables casos de abuso sexual trascendidos.

“El nuestro es un tiempo complicado, que está pidiendo a gritos mujeres y hombres de oración, que busquen a Jesucristo y extiendan su amor por todas partes: con la palabra, con el ejemplo, buscando solamente lo que a Él le agrade”, afirma el Obispo y añade: “Es tiempo de especial oración por el Papa, por los obispos y por los sacerdotes: para que persigamos seriamente nada más que la gloria de Dios y sepamos cumplir fielmente con nuestros deberes”.

El Obispo elaboró una serie de tres post para desarrollar su reflexión y lo hizo de la mano de una santa que vivió en el siglo XIV y se llamaba Catalina Benincasa, más conocida como santa Catalina de Siena. Mons. Fuentes al cursar su licenciatura y después de doctorado en Teología, se dedicó a estudiar a esta santa que, junto con santa Teresa de Jesús, fue la primera mujer que, en 1970, recibió el título de Doctora de la Iglesia, título que reciben aquellos santos, pocos, que se distinguen por la particular excelencia de su doctrina. El tema de estudio fue fue la enseñanza de Santa Catalina de Siena acerca de la Iglesia y, más en concreto, sobre la reforma de la Iglesia.

Mons. Fuentes narra que “el tiempo que le tocó vivir a santa Catalina fue un tiempo muy turbulento, con graves problemas en el mundo y en la Iglesia, fuera de la Iglesia y dentro de ella. Es el tiempo en que el Papa vivía en Avignon, no en Roma, después de ceder a la influencia de Felipe el Hermoso, rodeado de una corte llena de vicios y pecados”.

Sin embargo, sostiene que basta leer el libro Diálogo, de Catalina de Siena, para “captar que `nada nuevo hay bajo el sol´, como dice el Eclesiastés (1, 9)”. “En esa obra, Catalina refiere con pelos y señales el tipo de vida que llevaban no pocos miembros de la jerarquía de la Iglesia: pecados contra la naturaleza, concubinatos, corrupción en todos los sentidos, hasta en los más deplorables, un desastre. Eran unas circunstancias que provocaban auténtico escándalo entre los fieles, quienes en no pocas ocasiones, querían juzgar a los sacerdotes, a los obispos, hasta al mismo Papa, y condenarlos”, relata.

Mons. Fuentes explica que la “santa había recibido de Dios una misión, que llevó a cabo hasta el final, con enorme sacrificio”. “Esto es lo verdaderamente asombroso: en las épocas más difíciles de la historia de la Iglesia, surgen en ella mujeres y hombres y mujeres muy santos que, con la ayuda de Dios, consiguen devolver a la Iglesia la belleza que fue marchita por los pecados”, destaca.

“Catalina, por amor a la Iglesia, tuvo que encarar nada menos que la tarea de conseguir que el papa –Gregorio   XI en aquel momento- dejara Avignon y volviera a Roma. Y lo consiguió, superando todas las dificultades imaginables”. “Este fue el gran triunfo de Catalina de Siena, por el que la Iglesia le es deudora de gratitud”, expresa. “Lo alcanzó trabajando incansablemente y rezando tanto y más que lo que trabajaba: rezaba y hacía rezar a todos los que la seguían, que eran muchos”, sostiene el Obispo.

“En el Diálogo y en sus Cartas, Catalina de Siena llega hasta el fondo del problema de la Iglesia de su tiempo y responde a esta pregunta: ¿cómo explicar que se haya producido tanta podredumbre en la Iglesia y, sobre todo, en sacerdotes y obispos, que deberían ser ejemplo para todos los demás?”.

“La idea central de Catalina de Siena acerca de la reforma de la Iglesia es esta: la Iglesia se reformará `con buenos y santos pastores´, es decir, obispos y sacerdotes -obispos en primer lugar-, fieles a Cristo crucificado, buscadores de la gloria de Dios y nada más, sin miedo para corregir lo que esté mal…”, subraya el Obispo de Minas. 

Compartimos los enlaces a las tres reflexiones de Mons. Fuentes.

CRISIS EN LA IGLESIA 1 http://www.desdelverdun.org/2018/09/crisis-en-la-iglesia-1.html

CRISIS EN LA IGLESIA 2 http://www.desdelverdun.org/2018/09/crisis-en-la-iglesia-2.html

CRISIS EN LA IGLESIA 3 http://www.desdelverdun.org/2018/09/crisis-en-la-iglesia-y-3.html