Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Mons. Fuentes denuncia la “infausta ideología de género” que encubre el folleto de educación sexual

mons_jaime-fuentes (1)

El Obispo de Minas y Responsable de la Comisión Pastoral para la Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Uruguaya (CEU), Mons. Jaime Fuentes, advierte que el folleto de educación sexual “Está bueno conversar”, distribuido en los centros educativos públicos, encubre “bajo la apariencia de educación sexual para las familias (…) la infausta ideología de género, cuya pretensión es cambiar la concepción judeo-cristiana de la familia y la sexualidad”.

En el último post de sus blog www.desdelverdun.org, el Obispo señala que el último capítulo del folleto “muestra la hilacha”. El Pastor justifica su opinión explicando que “si el pudor es la tendencia natural a reservar la propia intimidad -y es obvia la relación entre sexualidad y pudor-, el solo título del capítulo pretende desmentir esa relación, para llevar a los adolescentes a vivir su sexualidad con un propósito de fondo muy distinto: Divertirse y cuidarse. A partir de aquí, se les enseña cómo conseguir este objetivo”.

Mons. Fuentes destaca que hay “un abismo” entre la propuesta de la ideología de género y lo que plantea la concepción judeo cristiana sobre la familia y la sexualidad. “¡Es tan entusiasmante conocer el misterio de la sexualidad y respetar y vivir su propia lógica!”, puntualiza Mons. Fuentes.

 

LA HILACHA MAJESTUOSA (Cómo enfrentar un tsunami-5

Queridos Rafa y Anamaría:

terminaron de leer el folleto ESTÁ BUENO CONVERSAR y quieren saber mi opinión… Yo creí que venía dándola y estaba clara, pero entiendo lo que quieren decir cuando se refieren al último y “espantoso” capítulo, como apunta Rafa…

En mi opinión, este capítulo de ESTÁ BUENO CONVERSAR muestra la hilacha. Lo digo porque si el pudor es la tendencia natural a reservar la propia intimidad -y es obvia la relación entre sexualidad y pudor-, el solo título del capítulo pretende desmentir esa relación, para llevar a los adolescentes a vivir su sexualidad con un propósito de fondo muy distinto: Divertirse y cuidarse. A partir de aquí, se les enseña cómo conseguir este objetivo.

Dibujo: dos chicas, con aspecto de “loquitas”, se están pintando para ir a bailar. Una le pregunta a la otra: “¿Llevo preservativos?”. Naturalmente. Más aún, lo mejor es “llevar” y usar preservativos (porque) Si los usan de forma correcta, pueden prevenir infecciones y embarazos no deseados. Recordando a su vez que es recomendable su uso en las relaciones entre varones. A continuación, dibujos de distintos preservativos masculinos y femeninos.

Otro dibujo: dos señoras mayores conversando. “Romina, mi nieta… (…) ya tiene 17 años y cuando se enteró que veníamos a bailar, me dio preservativos. No sabés qué vergüenza me dio al principio, imagínate. No te rías!! Pero me quedé contenta y tranquila de que sepa cuidarse del embarazo pero también de enfermedades… de las sexuales. Tomá, te regalo uno “para disfrutar y divertirse de forma segura”… te lo digo como me lo dijo ella”. (Subrayados míos).

Con tono majestuoso, imperativo, pontifica el folleto: Para todos, las relaciones sexuales deben ser encuentros íntimos, corporales y emocionales en la pareja, donde se comparte el afecto, el amor y se encuentra placer, siempre teniendo en cuenta que pueden ser entre parejas del mismo o de distinto sexo. (Subrayados míos).

Les decía que este último capítulo de ESTÁ BUENO CONVERSAR muestra la hilacha, porque es evidente que, bajo la apariencia de educación sexual para las familias, está la infausta ideología de género, cuya pretensión es cambiar la concepción judeo-cristiana de la familia y la sexualidad.

Queridos Rafa y Anamaría, ahí está, en síntesis, el balance que querían. En mi primera carta escribí que estamos viviendo bajo una dictadura cultural, la “dictadura del relativismo”. Y, con Eladia Blázquez, les recordé que, para enfrentarla, es hora de matar los sueños, es hora de inventar coraje para iniciar un largo viaje por un gris paisaje sin amor…

Se dan cuenta de que hay un abismo entre la propuesta de la ideología de género y lo que ustedes y yo pensamos sobre la sexualidad y la familia: ¡es tan entusiasmante conocer el misterio de la sexualidad y respetar y vivir su propia lógica! Me propongo explicarlo en cuanto esté a mi alcance.

Con el afecto de siempre,

Jaime

P.D.: para quien le interese profundizar sobre el tema, recomiendo un libro de Wendy Shalit, escritora judía.