Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu Mons. Bonino presidió Fiesta de Corpus en Tacuarembó

tbo 2

El pasado 12 de octubre, en la Parroquia de la Cruz de Tacuarembó, se reunieron las comunidades de las 4 Parroquias de la ciudad para celebrar la Eucaristía de la Fiesta de Corpus. En la Misa, presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Julio Bonino, los Ministros de la Eucaristía renovaron su servicio. Los integrantes de las comunidades parroquiales de Tacuarembó compartieron, asimismo, un tiempo de oración ante el Santísimo Sacramento preparada por los jóvenes y se leyó la reflexión de los obispos ante las próximas elecciones.

Mons. Bonino concelebró con los sacerdotes y religiosos de la Diócesis y se rezó por la Patria..

En la carta de convocatoria dirigida por el Obispo a las comunidades invitó a “hacer conciencia” de que en Roma, junto al Papa, está sucediendo “un acontecimiento muy significativo”.

El Pastor destacó la coincidencia de la preocupación del Papa con las prioridades y problemas a atender planteados por la comunidad católica de la Diócesis de Tacuarembó: la Familia, los jóvenes y la Educación. “Estamos entonces sensibilizados para ver, desde lo que somos, con las herramientas que tenemos, con la ayuda del Señor, mostrar nuestra solidaridad, atendiendo estos reclamos que en todos los diagnósticos se hacen presentes”, puntualizó.

 

MENSAJE DEL OBISPO
Domingo 12 de octubre de 2014

En este día de fiesta, 12 de octubre, quiero compartir con ustedes que hay dos acontecimientos que como creyentes estamos invitados a considera y a rezar.

Uno es, que ante la inminencia de las próximas elecciones nacionales, los obispos del Uruguay hemos querido que este domingo sea un domingo de oración por nuestra patria; por aquellos que serán electos como responsables de la vida de nuestro pueblo.

Y a la vez, hacer conciencia de que está sucediendo en Roma, junto al papa, un acontecimiento muy significativo. El pasado domingo el papa inauguró un sínodo extraordinario de obispos sobre el tema: De los retos pastorales de la familia, en el contexto de la evangelización.

Saben que, en este, he procurado, en la elaboración de nuestro proyecto diocesano, discernir con todos los grupos y comunidades de la diócesis, cuáles son los tres gritos de nuestra sociedad, ante los cuales tenemos que detenernos. Y después de un largo proceso, llegamos el 18 de julio, a presentar lo que se había recogido en cada comunidad, en cada parroquia, en cada zona pastoral, y los tres gritos, que como comunidad católica tenemos nosotros que atender son: La Familia, los jóvenes y la Educación.

Estamos entonces sensibilizados para ver, desde lo que somos, con las herramientas que tenemos, con la ayuda del Señor, mostrar nuestra solidaridad, atendiendo estos reclamos que en todos los diagnósticos se hacen presentes.

El papa Francisco escribía, con relación al sínodo que se está celebrando, una carta a todas las familias. En esa carta dice: Queridas familias: Me presento a la puerta de su casa para hablarles de un acontecimiento que, como ya saben, tendrá lugar el próximo mes de octubre en el Vaticano. Se trata de la asamblea general extraordinaria del Sínodo de los Obispos, convocada para tratar el tema ‘Los retos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización’. Pues la Iglesia hoy está llamada a anunciar el Evangelio afrontando también las nuevas emergencias pastorales relacionadas con la familia.

Este señalado encuentro es importante para todo el Pueblo de Dios, Obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de las Iglesias particulares del mundo entero, que participan activamente en su preparación con propuestas concretas y con la ayuda indispensable de la oración. El apoyo de la oración es necesario e importante especialmente de parte de ustedes, queridas familias. Esta Asamblea sinodal está dedicada de modo especial a ustedes, a su vocación y misión en la Iglesia y en la sociedad, a los problemas de los matrimonios, de la vida familiar, de la educación de los hijos, y a la tarea de las familias en la misión de la Iglesia. Por tanto, les pido que invoquen con insistencia al Espíritu Santo, para que ilumine a los Padres sinodales y los guíe en su grave responsabilidad. En su camino familiar, ustedes comparten tantos momentos inolvidables: las comidas, el descanso, las tareas de la casa, la diversión, la oración, las excursiones y peregrinaciones, la solidaridad con los necesitados… Sin embargo, si falta el amor, falta la alegría, y el amor auténtico nos lo da Jesús: Él nos ofrece su Palabra, que ilumina nuestro camino; nos da el Pan de vida, que nos sostiene en las fatigas de cada día. Queridas familias, su oración por el Sínodo de los Obispos será un precioso tesoro que enriquecerá a la Iglesia. Se lo agradezco, y les pido que recen también por mí, para que pueda servir al Pueblo de Dios en la verdad y en la caridad. Que la protección de la Bienaventurada Virgen María y de San José les acompañe siempre y les ayude a caminar unidos en el amor y en el servicio mutuo. Invoco de corazón sobre cada familia la bendición del Señor. El mundo no nos entiende pero nos necesita”.

Esta es la carta que nos escribió el papa a todas las familias. En este domingo veneraremos de una manera especial a la Eucaristía. Yo presidiré la Misa en la parroquia de la Santa Cruz, haremos una procesión por las calles aledañas, rezando por nuestra patria y habrá un rato de adoración. Nos unimos rezando por nuestra patria y por este sínodo de las familias.

Que Dios los bendiga y guarde de toda mal y hasta el domingo que viene.

+Julio César Bonino
Obispo de Tacuarembó.