Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí en la Guía de Fiestas Uruguayas

Karen Da Silva, Ministra de Turismo y P. Miguel Berriel

 El martes 9 de julio, el Ministerio de Turismo y Deporte realizó el lanzamiento de la Guía de Fiesta Uruguayas que incluye la Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí.

La Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí se celebra en Villa Ansina (Tacuarembó), el primer o segundo fin de semana de diciembre de cada año.

Esta Fiesta tiene lugar en nuestro país desde 1999 a instancias del P. Miguel Berriel de la Obra Don Orione.

La publicación fue realizada en conjunto por el Ministerio de Turismo y Deportes, el Ministerio de Educación y Cultura a través de su Dirección Nacional de Cultura y el Área de Políticas Territoriales de OPP a través del Programa Uruguay Integra.

Esta publicación recopila 103 fiestas de distinto tipo a lo largo de todo el territorio nacional, que concitan la atención de miles de uruguayos y extranjeros, que encuentran en estos eventos una forma de preservación de nuestra identidad y de las tradiciones, costumbres y ritos, tanto nacionales como locales.

La Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí tiene dos días y medio de duración y es una fiesta popular que “une lo religioso con lo indígena y lo gauchesco. Por eso no se ofrece como producto sólo al público religioso, sino también a otros públicos que disfrutan nuestras tradiciones, de las actividades gauchas, de las peñas folclóricas, el canto y al danza, de las artesanías y del Rio Tacuarembó”, tal como la define su mentor, el P. Miguel Berriel de la Obra Don Orione.

En representación de la Diócesis de Tacuarembó participaron en la presentación de la Guía el P. Berriel y Karen Da Silva, responsable de la Oficina de Prensa y Relaciones Públicas de la Diócesis.

Compartimos la entrevista efectuada por Karen Da Silva al P. Miguel Berriel, tras el evento organizado por el Ministerio de Turismo y Deporte.

-Nos encontramos sentados en la Plaza Independencia, recién terminó la presentación en el Ministerio de Turismo de la Guía de Fiesta Uruguayas. Ese lugar es muy significativo ya que la Virgen de Itatí es una “Virgen artiguista” , además hoy es 9 de julio día en Argentina hoy es el día de la Virgen de Itatí. ¿Cómo viviste el sencillo acto, pero significativo acto de presentación de la Guía de Fiestas Uruguayas?

-Me emocioné mucho al ver la foto de la Virgen de Itatí detrás de los ministros de Turismo y Cultura. Ellos estaban proponiendo a este rinconcito del Uruguay junto al Rio Tacuarembó como un destino turístico a nivel mundial. ¡Fue increíble! En ese momento recordé la entrada de la imagen de la Virgen a la Villa en las vísperas de la Primera Fiesta Guacha de la Virgen de Itatí… ¡cuánto camino hemos recorrido en estos 15 años! Recién, en el Ministerio de Turismo, recogimos un fruto que Villa Ansina se merece.

-Villa Ansina y su gente, sobre todo la comunidad parroquial, han sido los protagonistas en la organización y en la celebración de las Fiestas Gauchas de la Virgen de Itatí.

-¡Sí, claro que sí! Cuando se realizó en el cine Beta de la ciudad de Tacuarembó la presentación del documental “Itatí de Ansina” de Marmufla films dirigido por Alejandro Ferrari (12 de agosto de 2010), yo dije: “que cuando alguien es capaz de resaltar y valorar lo más lindo que hay en los demás, uno dice que esa persona tiene amor, talento, generosidad; y por eso es capaz de provocar en los demás alegría, autoestima, admiración y gratitud. Con el documental “Itatí de Ansina” Alejandro Ferrari fue capaz de mostrar la belleza de una fiesta y de la gente y del pueblo que la provoca y celebra. Todos quedamos admirados y agradecidos al descubrirnos así… ¡tan lindos!” Realmente somos tan lindos que hoy nos proponen como destino turístico a nivel mundial. Y este es el fruto del trabajo y apoyo brindado sobre todo por la gente de nuestra querida Villa.

-¿También las instituciones han apoyado, las Junta local y la Intendencia?

-Por supuesto recuerdo al encargado Lanzeri que nos ayudo en las primeras fiestas, luego Saavedra que también siempre colaboró con entusiasmo y por supuesto el Dr. Raúl Melgar que, junto a todo el personal de la Junta, se pone a disposición para todo lo que se necesite. También el intendente Eber da Rosa; recuerdo que una vez me recibió en su despacho y me dijo que él deseaba que la Fiesta creciera como motor de desarrollo local y puso como ejemplo España donde cada pueblito tiene la suya. Una mención especial para el actual intendente departamental Wilson Ezquerra que es un gran entusiasta de la Fiesta y también, es justo decirlo, devoto de la Virgencita de Itatí. También la Junta Departamental, alcaldías de otros pueblos, los ministerios de Turismo y de Cultura.

-¡Y también los Tizones!

-Gracias a la Sociedad Criolla “Tizones de Ansina” la Fiesta de la Virgencita de Itatí es una fiesta Gaucha. Sobre todo Don Galdino Castro, tizonero fundador, que nos abrió el ruedo de su campo para iniciar esta experiencia que año a año fue creciendo. Aquí quisiera recordar una historia que el comunicador Juan Carlos López siempre evoca: “la primera Misa Gaucha se realizo en una Fiesta que los Tizones en Villa Ansina organizaron por el año 1975 y que fue el inicio de lo que hoy es la Fiesta de la Patria Gaucha”

-¿Qué ofrece la Fiesta como para transformar a Villa Ansina en un destino turístico internacional?

-Para poder entender que las Fiestas Gauchas de la Virgen de Itatí, que se realizan en este lejano rincón del Uruguay, puedan ser propuestas como destino Turístico hay que saber cuál es actualmente la demanda turística. Se habla de “turismo consciente” se trataría de una experiencia de vida transformadora que genera un crecimiento personal que nos convierte en mejores seres humanos. Este nuevo concepto se sustenta en los principios de sostenibilidad y ética y promueve los valores de la paz, la amistad, el respeto y el amor a la vida como la esencia de la práctica turística. Constituye un pacto de convivencia, responsabilidad, respeto mutuo y comunión entre los agentes turísticos de las comunidades emisoras y receptoras, el turista y el patrimonio natural y cultural. El turismo consciente es un concepto vivo, dinámico y en constante construcción. Es una experiencia del dar y recibir. ¡ESTO ES LO QUE HOY MUCHA GENTE BUSCA! En este sentido Villa Ansina con la Fiesta Guacha de la Virgen de Itatí y su entorno natural ofrece un producto turístico de calidad.

– ¿La población de Villa Ansina es consciente del potencial turístico del lugar y de la Fiesta de la Virgencita?

-Es una pregunta complicada de contestar. Pienso que la población ha ido creciendo en esta conciencia y a la prueba están muchas iniciativas que se realizan cada año. Pero en cuanto a la infraestructura, a la calidad del la acogida de los peregrinos-turistas, creo que aún falta mucho. Pero lo principal ya lo tenemos; el producto para ofrecer: la Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí. Lo que nos queda es ponernos a la altura de del potencial turístico de ese evento. Repito: la Fiesta de la Virgen de Itatí es un producto turístico demandado, hay un público consumidor de esta propuesta, debemos tomar conciencia de ello, recibirlos tratarlos bien y esperar que vuelvan con otros.

-¿Cómo es eso de que la Fiesta de la Virgen de Itatí es un “producto turístico”?

– Cuando nos reuníamos para la realización del Plan Turístico Nacional aprendí que por “producto turístico” es el conjunto de bienes y servicios que se ofrecen al mercado en forma individualmente o en una amplia gama de combinaciones, para satisfacer las necesidades, requerimientos y deseos de los consumidores, es decir de los turistas. Bueno, acá tenemos un producto turístico, podemos llamarlo de turismo religioso, si queres, que en primer lugar se ofrece a los devotos de la Virgen de Itatí. Ellos encontrarán un lugar y un tiempo para encontrase con una espiritualidad que llego hasta nosotros por el mismo camino que el mate, que llego con los indígenas misioneros provenientes de las Misiones Orientales. Aquí podrán rezar, experimentar la bondad de la Virgen que los escucha, anima y conduce por el camino de la esperanza. Se trata de una Fiesta popular que une lo religioso con lo indígena y lo gauchesco. Por eso no se ofrece como producto soóo al publico religioso, sino también a otros públicos que disfrutan nuestras tradiciones, de las actividades gauchas, de las peñas folclóricas, el canto y al danza, de las artesanías y del Rio Tacuarembó.

– ¿Perdona que insista pero que significó para Villa Ansina la realización de las Fiestas Gauchas de la Virgen de Itatí?

– Con palabras del antropólogo Álvaro Di Giorgi me animo a decir que las Fiesta de la Virgen de Itatí significo la “resurrección de un territorio cando nadie se imaginaba que esto acontecería” ¡La resurrección de Villa Ansina: una pequeña población del olvidado norte uruguayo! Ha sido algo recuperado de los “pueblos perdidos” del Uruguay profundo: el guaraní misionero, los gauchos y los afro descendientes. Es un recurso valido para promover una región social y económicamente deprimida. Es una invitación para que aspiremos a ser algo más de lo que el destino nos ha deparado hasta ahora.

– ¿Qué elementos de la Fiesta de la Virgen de Itatí destacarías como reforzadores de nuestra identidad?

– Hay una canción del P. Julián Zini a la Virgen de Itatí que dice así: “qué lindo saber que estas curando el alma de nuestro pueblo que se desangra en su identidad” Hay cosas que en este momento atentan contra la identidad cultural local. Si no logramos reconocernos en los niños que fuimos, en nuestras raíces, en nuestros antepasados, no tendremos identidad. ¡Es justamente la memoria la que nos constituye como sujetos! Sin ella directamente no somos, nos transformamos en objetos manejables a voluntad. Sin este retorno a los orígenes, sin esta reducción al nacimiento, desaparecemos. Es impresionante constatar como la poderosa globalización nos impone una uniformidad arrogante. En nuestro país son cada vez más los hombres y mujeres que se avergüenzan de las costumbres de su tierra. Estamos perdiendo la originalidad de nuestro pueblo, la riqueza de sus diferencias. Quien no ama su departamento, su pueblo, el pequeño lugar en el que el toca vivir, mal puede respetar a los demás. ¿Qué hacer entonces? Con palabras de Ernesto Sábato: “Creo que hay que resistir: este ha sido mi lema”. LA Fiesta de la Virgen de Itatí, que tiene como misión recuperar la memoria que contribuye a nuestra identidad, es oportunidad formidable para esa resistencia. Porque allí el pasado juega un papel fundamental porque se actualiza en el presente y se revela la historia que la Fiesta evoca transformándose en presencia, en identidad, en tradiciones y costumbres que se mantienen.
En cuanto los elementos reforzadores de identidad podría hacerte una larga lista. La Virgen de Itatí y su fiesta anuda la historia de guaraníes, de charrúas, de negros, de gauchos, de Rivera y el Ejercito del Norte, de Artigas, de Ansina, de Andresito Guacuarí, con la historia de la evangelización en estas tierras. También evoca la utopía de solidaridad, justicia y fraternidad de la antigua patria guaraní misionera, con la nueva integración que llamamos Mercosur. Aquí también se anuda la devoción a la Madre de Dios con un sincero y concreto compromiso con los más pobres y necesitados.
¡Nos alegramos por lo que este pedacito de tierra uruguaya comienza a significar gracias a la Virgencita de Itatí! Como le gusta repetir al obispo de Tacuarembó, Monseñor Julio Bonino: “La Virgen de Itatí evoca una época y una región en la que los ríos no constituían fronteras sino vías de comunicación e integración. Con Ella queremos poner las bases para un nuevo relacionamiento entre lo local, lo regional y lo universal, construir un nosotros parar andar con otros: ¡Ñande!. Queremos renovar y resignificar nuestra identidad local y regional de cara a muchos desafíos de estos tiempos que corren”

– ¿Qué se proyecta para al 15 Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí?

– Se realizará el 6, 7 y 8 de diciembre, el segundo fin de semana de este año 2013. Este año queremos reforzar la memoria indígena misionera. Trataremos de hacer una exposición sobre las fuentes que nos permitieron descubrir que la Virgencita de Itatí había sido venerada en Tacuarembó. También te puedo dar la primicia de que una imagen de la Virgen de Itatí realizada por los indígenas misioneros y que fue venerada en Tacuarembó será traída desde el Museo de Arte Precolombino e Indígena de Montevideo (MAPI) para ser expuesta durante la “15 Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí. Además la Caminata Mariana desde la ciudad de Tacuarembó, en la que son protagonistas los jóvenes, tendrá la motivación de el envío misionero que el papa Francisco hará en al Jornada Mundial de la Juventud de Rio de Janeiro. Y probablemente el 8 de diciembre el papa Francisco declare santos a los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, si es así, la Misa de la “15 Fiesta de la Virgen de Itatí” será la Misa de  acción de gracias por esas canonizaciones. ¡Una cantidad de motivos de fiesta!