Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Falleció en Kenia el primer director del colegio Monte VI del Opus Dei

Foto de http://www.strathmore.ac.ke/the-late-mr-michael-pike/

El 23 de noviembre falleció, en el corazón de África, Michael Lyford-Pike, un uruguayo de 69 años, arquitecto, rugbier (formó parte de Los Teros; fue uno de los fundadores del CUPRA) y primer director del Colegio Monte VI. Todo comenzó con una frase que en 1974 escuchó al fundador del Opus Dei en Argentina, dirigida a un grupo de uruguayos: los invitaba a soñar en que debían llevar el Opus Dei a los lugares más remotos del planeta.

Michael fue el primer director de Monte VI, desde 1979 hasta 1987. En 1988, aceptando una invitación, partió hacia Nairobi, Kenya, y allí trabajó durante tres décadas en Strathmore School, colegio nacido bajo el impulso e inspiración de san Josemaría Escrivá.

Después de retirarse del colegio en Nairobi y de vivir los últimos años en Uganda, colaborando con la labor del Opus Dei en ese país, volvió hace pocas semanas a Kenia para operarse de un cáncer en el estómago. Luego de varias complicaciones postoperatorias, murió en la paz del Señor.

Dejó una profunda huella en las primeras generaciones del colegio, y cada vez que volvía a Uruguay solía reunirse con exalumnos de los tiempos fundacionales.

Transcribimos a continuación parte de un jugoso testimonio suyo en una entrevista que le hicieron años atrás:

“A mediados de 1978, un grupo de padres me propusieron empezar un colegio para varones en Montevideo. Yo estaba terminando la carrera de Arquitectura, luego de ocho años en la Universidad y algunos años de experiencia en un estudio de arquitectos. Visto de fuera parecería una locura, pero me gustó la idea. Creo que desde chico me gustaba enseñar. Además el colegio sería bilingüe y tendría mucho deporte: yo había ido a un colegio inglés y practicado deporte en abundancia. Así nació Monte VI.

El colegio empezó al año siguiente, con muy pocos alumnos, pero fue una experiencia “brutal”, llena de alegrías. Luego el colegio fue creciendo lentamente, y el trabajo se fue complicando, en parte debido a mi falta de experiencia administrativa. En momentos difíciles recuerdo haberle rezado a san Josemaría y siempre salimos de los apuros.

A finales de 1987 recibí noticia del entonces Prelado del Opus Dei, monseñor Álvaro Del Portillo, preguntándome si estaría dispuesto a irme a Kenia a ayudar en la labor apostólica allí. Luego de pensarlo y llevarlo a la oración, conteste que sí, recordando las palabras dichas a mí, 13 años antes, por San Josemaría: que desde estas tierras tendrían que salir muchas personas hacia el resto del mundo para expandir el cristianismo y el mensaje del Opus Dei.

Una vez llegado a Kenia, comprobé la realidad de las palabras de San Josemaría: que hay una sola raza… Al tratar con los africanos y al experimentar su agradecido afecto hacia mi persona y sus deseos de santidad, pude apreciar que, aparte de las muchas diferencias de costumbres y de ambiente, los hombres y mujeres somos esencialmente lo mismo, con un gran potencial para conocer y amar a Dios y a los demás.

“Vengo a aprender” era una frase común en labios de San Josemaría en su viaje a América del Sur en 1974. Esas palabras siempre me impresionaron, y he procurado aplicarlas a mi experiencia en Kenia. Y debo admitir que he aprendido muchas cosas de los africanos, por ejemplo su sencillo sentido del humor, su cortesía y su reciedumbre.

El rugby fue siempre mi primer deporte. Con sus palabras y con su sentido de la dignidad y lealtad humanas, el fundador del Opus Dei me enseñó a gozar del deporte fomentando siempre la amistad y el juego fuerte pero “limpio”, o sea noble. El mismo espíritu me ha inspirado desde entonces en la enseñanza de deportes en Monte VI y actualmente en Strathmore School en Kenia.

Si no fuera por san Josemaría yo nunca hubiera venido a Kenia, ni me hubiera dedicado a la enseñanza, ni creo que estaría muy cerca de Dios. Yo le estoy eternamente agradecido por todo lo que he recibido de él, en lo espiritual y en lo humano, tanto por medio de sus enseñanzas como por su intercesión luego de que se fue al cielo”.

Información aportada por Opus Dei. Imagen tomada de http://www.strathmore.ac.ke/the-late-mr-michael-pike/