Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Entrevista a Mons. Daniel Sturla: “La Iglesia es casa de todos”

En la edición de esta semana del Quincenario “Entre Todos” se publica una extensa entrevista al Arzobispo electo de Montevideo, Mons. Daniel Sturla, que reproducimos a continuación:

Que todos sientan que la Iglesia es su casa

El equipo de Entre Todos se encontró con su nuevo pastor, y queremos acercar a nuestros lectores una entrevista serena, cercana y profunda que nos regaló Mons. Daniel Sturla en medio de su complicada agenda de estos días.

¿Cómo han sido estos primeros días desde el 11 de febrero? ¿Cómo ha vivido este tiempo?

En general en todo este tiempo me he sentido con mucha paz, y lo vivo como un  don de Dios Pero han sido días muy intensos. Primero porque yo tenía muchas cosas en la agenda: casamientos, reuniones, encuentros de formación… y de golpe se me sumó la avalancha de muchos mensajes de saludo y la prensa, que ha sido muy generosa conmigo en darme espacios abundantes, tanto la escrita, como en la radio y la televisión. Incluso ante la acumulación no pude responder a todos. Gracias a Dios, en relación a la prensa, he contado con la colaboración de Gabriela Gómez del Decos Montevideo, y con Adriana Porteiro del Decos CEU.

He tenido encuentros con amigos, antiguos compañeros del Colegio, pero lo más importante para mí han sido los encuentros informales que he tenido con sacerdotes del clero de la diócesis. Encuentros con grupos de sacerdotes y otros más personales, pero tratando de realizar aquello que me he propuesto: escuchar, aprender y compartir. Es algo que quisiera hacer también con los diáconos, los consagrados y los laicos de la arquidiócesis.

Otra cosa importante son las reuniones con Mons. Milton que es, en este tiempo, el Administrador de la arquidiócesis.  Encontrarse con Milton siempre es garantía de escuchar una palabra serena y sabia, y para mí es invalorable su cercanía.

Fue importante también la visita al Presidente José Mujica, al vicepresidente Danilo Astori,  y próximamente tendré un encuentro con la Intendente Ana Olivera.

¿Cómo ha vivido esta intensa exposición mediática?

Realmente agradezco a la prensa por todo el interés que han tenido y por los espacios que me han dado. Creo sí que hay una insistencia de algunos medios de prensa en temas que para nosotros no son los centrales, y se pierde a veces lo que uno quiere transmitir. Especialmente el interés en esas leyes que ya fueron aprobadas, sobre las cuales la Iglesia ya habló y está todo dicho. Me parece que es volver sobre lo mismo. Yo soy un hombre de la Iglesia, plenamente fiel a su Magisterio, concretamente en lo que se refiere al aborto y al llamado “matrimonio igualitario”, y todos sabemos lo que como Iglesia creemos al respecto. He manifestado mis dudas sobre la ley de aprobación de la marihuana, porque creo que es un tema en el que  tenemos que profundizar mucho más. Creo que en alguna entrevista no quedó reflejada cabalmente mi visión de las cosas y quisiera destacar algunas…

¿Y qué es lo que le parece más importante?

Dejar claro la prioridad de Jesús. El Señor ha venido a sanar las heridas, ha venido a manifestar el amor de Dios para todas las personas, y ha venido especialmente para aquellos que por diversas razones eran los pecadores de la época, los más pobres, los más despreciados. Y si hay gente que se ha sentido de ese modo, ojalá que sientan que las puertas de la Iglesia han estado y estarán siempre abiertas para ellos.  Que todos, más allá de su condición, su color de piel, su “orientación sexual”, que sientan que la Iglesia es casa de todos, y que el Señor va siempre en búsqueda de la oveja perdida. Ojalá que la Iglesia pueda manifestar así la misericordia de Dios como nos enseña el Papa Francisco.

Hay una insistencia de Benedicto, y que Francisco la ha resaltado sistemáticamente, y es que lo primero y más importante en la misión de la Iglesia de hoy y siempre, es anunciar a Jesucristo, su amor salvador por todos los hombres de todos los tiempos. La moral es muy importante, pero siempre viene después.  Una moral es cristiana cuando es una respuesta agradecida al amor de Dios, sino es un puro voluntarismo que va detrás del mérito y donde se pierde la alegría. El amor de Dios es gratuito, y el camino moral cristiano es respuesta a ese amor. La propuesta moral cristiana es camino de humanización que ofrecemos a todos, pero no imponemos a nadie.

Sabemos de su amplia experiencia en la educación, pero ¿tiene experiencia en parroquias?

He estado en diversas parroquias y capillas. Ya en mi primera formación daba una mano en la capilla, hoy Parroquia de San José Esposo de la Madre de Dios, en Instrucciones donde era párroco el P. Quinto Regazzoni. Después estuve en la Parroquia María Auxiliadora de Talleres Don Bosco, especialmente con los adolescentes y jóvenes. Durante los estudios teológicos estuve trabajando la Parroquia de Colón, en la capilla Sambartolo. Como sacerdote joven estuve nuevamente en la Parroquia de Talleres Don Bosco y en la Parroquia de Paso de las Duranas. Más tarde estuve en la capilla San Gerardo en Melilla. Trabajé también mucho en  oratorios relacionados con parroquias pero  obviamente mi mayor experiencia pastoral es en la educación.

Desde el conocimiento que tiene de la Arquidiócesis, incluso como Obispo Auxiliar en estos últimos años, ¿cuál le parece el desafío pastoral más urgente en Montevideo?

Una urgencia para la Iglesia es la comunicación, para hacer más accesible el mensaje de Cristo, y especialmente a los jóvenes de ambientes populares. He percibido que hay pocos niños y jóvenes en muchas parroquias de los barrios más populares de Montevideo. Tenemos problemas de lenguaje y también de estructura. Pienso en las estructuras más ágiles que tienen iglesias evangélicas, y deberíamos caminar hacia una mayor simplicidad pastoral, menos burocrática. Tenemos que ser más misioneros en los barrios más populares de Montevideo.

Nos habló de la importancia de la comunicación. Un arzobispo que tiene facebook  y twitter, y en una arquidiócesis que tiene una radio como Radio Oriental. ¿Cómo percibe el uso de los medios por parte de la Iglesia?

Que la arquidiócesis tenga una radio es algo fantástico, y ese fue uno de los “goles” que metió el Arzobispo Nicolás, y está haciendo muchísimo bien Radio Oriental a través de sus programas católicos, al igual que el quincenario Entre Todos. Y creo que ya no hay sacerdote, ni parroquia que no tenga facebook, porque las ventajas de las redes sociales son incalculables. La Iglesia los está usando bien, pero siempre se puede hacer mucho más. Una ventaja de las redes sociales es que no cuestan nada, porque estar en la Televisión sería algo necesario y bueno, pero obviamente es algo difícil de solventar.

En estos días, distintas comunidades, religiones, movimientos sociales han manifestado el interés de dialogar con el nuevo Arzobispo. Incluso la asociación de LGBT que agrupa movimientos gays ha manifestado el interés de dialogar con el Arzobispo. ¿Cómo lo valora?

Creo que es muy bueno, porque la Iglesia tiene que ser una casa de diálogo. La primer encíclica de Pablo VI fue sobre el diálogo, y yo creo que en esto todos tenemos que aprender. Creo también que la Iglesia, es decir todos los bautizados, tenemos que aprender a pararnos a partir de la realidad de la sociedad plural en la que vivimos, donde la Iglesia no es lo único que existe. El diálogo es fundamental si queremos construir un mundo mejor. Y nosotros no somos dueños de la verdad, sino servidores de la verdad, llamados a respetar a todas las personas, más allá de que discrepemos con sus ideas y posturas morales. Insisto, nunca podemos renunciar al diálogo porque es fundamental si se quiere ser fiel a un Dios que nunca cierra el diálogo con el ser humano y nos invita a construir un mundo que sea patria para todos.

¿Cómo se prepara para asumir como Arzobispo?

En estos días he procurado rezar bastante, y el sábado 22 me tomé el día. Me fui a Aguas Blancas en clave de descanso y encuentro con Dios. Subí el cerro de la Virgen, y trato de preparar el corazón antes de asumir la responsabilidad de la Arquidiócesis. Espero para esto tener también unos días de Retiro espiritual antes del 9 de marzo.

Tengo el deseo de vivir mi lema sacerdotal y episcopal: “Servir al Señor con alegría”, que se traduce en servir a cada uno de mis hermanos en la fe y a todos los que habitan en esta sociedad montevideana. Servirlos con la alegría, que es el sello del Espíritu Santo.

Para seguir al Arzobispo en su cuenta de Twitter: @DanielSturla