Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu En nuevo año de formación los seminaristas se encomendaron a San José 

28056543_2041269756156097_2362534157025094674_n

Foto publicads en Facebook del Seminario Interdiocesano Cristo Rey

“VAYAN A JOSÉ”

En la soleada mañana del pasado martes 20 de febrero, los seminaristas del Seminario Mayor Interdiocesano “Cristo Rey” y sus formadores peregrinaron a la Catedral de San José de Mayo donde celebraron la Eucaristía junto al Obispo Diocesano, Mons. Arturo Fajardo, y pusieron en manos del Santo Patrono el año de formación que comenzaron.

A la entrada de la Catedral se puede leer la inscripción latina “Ite ad Ioseph”, vayan a José, así el Santuario, desde su pórtico, guía a los peregrinos en su visita. Estas palabras también fueron centrales en la homilía del Obispo.

El Rector del Seminario, Pbro. Luis Eduardo González, consultado por NotiCEU señaló que los seminaristas comenzaron el año de formación con “alegría y entusiasmo”.  Comentó que llegaron a peregrinar al Santuario de San José, patrono de la Iglesia Universal, “para encomendarnos a su intercesión delante del Señor”, ya que . “Sabemos que San José cuidó con amor al niño Jesús, y a María su Madre. Hoy, nosotros, le pedimos que custodie nuestra vocación y nos ayude a responder con generosidad y humildad a la voluntad de Dios”, dijo.

La celebración de la Eucaristía fue presidida por Mons. Fajardo, quién los recibió con alegría y sencillez, y los animó a confiar en la intercesión de San José. “Al finalizar la celebración nos unimos en la oración a San José, y le encomendamos la vocación de cada uno de nosotros y de los nuevos jóvenes que se integran éste año al Seminario”, manifestó el Pbro. González.

Luego de la Eucaristía, acompañados por el Obispo y los tres sacerdotes de la Catedral, los seminaristas y sus formadores recorrieron el Santuario, se interiorizaron es su historia y pudieron conocer el gran reloj de origen suizo y las campanas que desde hace 118 años marcan el ritmo de la vida de los maragatos.

28277122_2041269339489472_3281461030057621315_n

Foto publicads en Facebook del Seminario Interdiocesano Cristo Rey

“SOLOS NO PODEMOS”: EL TESTIMONIO DE LOS SEMINARISTAS

Guzmán González es oriundo de Salto, tiene 22 años y está en su cuarto año de formación con vistas al sacerdocio. “Comenzar el año junto a San José, es una invitación a pedir su protección e intercesión. José fue un hombre fiel a los suyos y a la misión que Dios tenía para él. Ejemplo de hombre que confió, que supo estar vigilante a las necesidades de su familia. Se dio a ellos, con un corazón de padre humilde”. Señaló que si bien se sabe “poco” de San José,  si se conoce “mucho de lo que Dios hizo a través de él”. “Y eso es lo que queremos como futuros pastores de nuestra Iglesia Uruguaya. Ser fieles, dispuestos a atender las necesidades de nuestras comunidades, donándonos a Cristo a través de ellos, sabiendo que el protagonista es Jesús y no nosotros.”, aseguró.

En lo personal, confesó que, al igual que San Pablo, anhela “confiar que sólo su gracia nos basta y como San José deseo llevar a término la misión que Dios tiene para mí”.

Para Luciano Retamosa “peregrinar significa sabernos caminantes”. Este seminarista es oriundo de Mercedes, tiene 27 años y está en su cuarto año de formación. Explicó que peregrinar a comienzo del año “tiene para nosotros un destaque particular”: “Es encomendarnos y pedirle a Dios, este año por medio de San José, que nos acompañe y proteja nuestra vocación”. “Es una manera de decirle al Señor que solos no podemos, somos necesitados de Su presencia. San José es modelo de sencillez y humildad y es precisamente esto lo que le pedimos”, acotó.

Emiliano García, oriundo de la ciudad de Libertad (departamento de San José), manifestó que comenzar el año como Seminario con una peregrinación hacia la Basílica Catedral y Santuario Nacional de San José “ha sido un don de Dios”. “Desde que ingresé al seminario hace 4 años, he ido descubriendo en la figura de San José un modelo a seguir”, confesó.  Este seminarista de 30 años de edad valora del santo que “vivió con profunda humildad, gratuidad y fidelidad hasta el final de su vida la misión de cuidar de lo más preciado que Dios le puede confiar a un hombre: Jesús y María”. “El ser custodio de ese gran misterio de Fe y de la primer Iglesia (Cristo en el vientre de María) lo convierte en un testigo privilegiado del amor de Dios hacia los hombres y me invita a seguir sus huellas con confianza en el camino de la formación al sacerdocio”,subrayó.

EL CAMINO DE ESTE AÑO

Refiriéndose al camino a recorrer este año en el Seminario, el Rector señaló que “pronto realizaremos los ejercicios espirituales anuales, para luego, dar comienzo a los estudios en la Facultad de Teología. Durante el año, continuaremos avanzando en la actualizada propuesta formativa para los Seminario (Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis) de la Congregación para el Clero. Haremos énfasis en una formación `integral´ de los seminaristas y en una propuesta `gradual´ según las etapas formativas”.

Aludiendo al ambiente reinante en el Seminario, el Pbro. González manifestó que “como comunidad del Seminario, experimentan mucha alegría y fraternidad lo que nos permite profundizar en la espiritualidad que requiere la vida sacerdotal”.  Recordó, además, que sus esperanzas están puestas en Jesús, Buen Pastor, “que nos forma según su corazón” e invita a todos a rezar por los futuros pastores. “Contamos con la oración de todos nuestros hermanos para que nuestra vida en el Seminario sea la esperada por el Señor Jesús”, concluyó.

Este año ingresan 5 nuevos seminaristas totalizando unos 19 de las diócesis de Salto, de San José de Mayo, de Tacuarembó, de Mercedes, de Florida, de Canelones y de la Arquidiócesis de Montevideo.

Más fotos aquí