Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

Noticeu “El arte del discernimiento espiritual”: encuentro organizado por el DEVYM

 

El Pbro. Germán Celio, Vicario Pastoral de la Diócesis de Mercedes, abordó ”El arte del discernimiento espiritual”  en el encuentro virtual organizado por el Departamento de Vocaciones y Ministerios (DEVYM) de la Conferencia Episcopal del Uruguay, el pasado 21 de agosto.

El Pbro. Celio resaltó la importancia del discernir en las diferentes etapas de la vida, y que “el sujeto de la operación del discernimiento es toda persona en compañía de Dios”. En este sentido, recordó que “el discernimiento cristiano no se puede reducir a un método y a una técnica de introspección, de mayor conocimiento de nosotros mismos, sino que es un itinerario que requiere la intervención de un don del Espíritu, de una acción de la gracia. Sí, escuchar al Espíritu, escuchar la voz de Dios que habla en el corazón humano, en la creación y en los eventos de la historia, requiere conocer antes que nada esta voz entre otras muchas voces, con la conciencia de que la voz de Dios no se impone, no ordena, sino que sugiere y propone, incluso con un silencio sutil (cf. 1 Re 19,12)”.

El Pbro. Celio, destacó que “el cristiano está en condiciones de discernir la voluntad de Dios, su designio sobre nosotros, y de conocer su amor gratuito, que nunca debe ser merecido, sino solo acogido”.

Subrayó, citando la Exhortación apostólica Gaudete et exultate (167), que en la vida actual “el hábito del discernimiento se ha vuelto particularmente necesario” porque “ofrece enormes posibilidades de acción y de distracción, y el mundo las presenta como si fueran todas válidas y buenas”. “Todos, pero especialmente los jóvenes, están expuestos a un zapping constante. Es posible navegar en dos o tres pantallas simultáneamente e interactuar al mismo tiempo en diferentes escenarios virtuales. Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento”, advirtió.

“Es verdad que el discernimiento espiritual no excluye los aportes de sabidurías humanas, existenciales, psicológicas, sociológicas o morales. Pero las trasciende. Ni siquiera le bastan las sabias normas de la Iglesia”. “Recordemos siempre que el discernimiento es una gracia”. (Gaudete et exultate 170).

Haciéndose eco de la Exhortación apostólica Christus vivit, el Vicario Pastoral de la Diócesis de Mercedes puntualizó que “cuando se trata de discernir la propia vocación, es necesario hacerse varias preguntas”. “No hay que empezar preguntándose dónde se podría ganar más dinero, o dónde se podría obtener más fama y prestigio social, pero tampoco conviene comenzar preguntándose qué tareas le darían más placer a uno”, aclaró y planteó que “para no equivocarse hay que empezar desde otro lugar, y preguntarse: ¿me conozco a mí mismo, más allá de las apariencias o de mis sensaciones?, ¿conozco lo que alegra o entristece mi corazón?, ¿cuáles son mis fortalezas y mis debilidades? Inmediatamente siguen otras preguntas: ¿cómo puedo servir mejor y ser más útil al mundo y a la Iglesia?, ¿cuál es mi lugar en esta tierra?, ¿qué podría ofrecer yo a la sociedad? Luego siguen otras muy realistas: ¿tengo las capacidades necesarias para prestar ese servicio?, o ¿podría adquirirlas y desarrollarlas?” (Christus Vivit 285).

Fuente: https://iglesiacatolica.org.uy/departamento-vocaciones-y-ministerios/noticias/el-arte-del-discernimiento-espiritual/