Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu “Dolor y esperanza”: falleció el Diácono Permanente Milton Gutiérrez

10887632_10202737544034805_1069724431931504433_o

El diácono Milton con su esposa Mariel y su hijo menor, Gonzalo.

El martes 24 de julio falleció el Diácono Permanente de la Diócesis de Maldonado Milton Gutiérrez. Ese día el Obispo de Maldonado, Mons. Milton Tróccoli presidió la misa de exequias en la que predicó el Obispo emérito, Mons. Rodolfo Wirz.

Uno de sus compañeros en el diaconado, el Diácono Permanente Moisés Lazo, dirigió unas palabras en las que expresó el dolor ante la pérdida. Destacó, empero, que están “doloridos, pero no abatidos”, y que tienen la “certeza de la esperanza”. “Dios nos ama, Su amor es infinito, su amor es fiel. La esperanza es el horizonte, no con el límite de la nada, sino del poder y el amor infinito de Dios”, aseguró el Diácono. “Estamos destinados a la vida eterna, que se funda en la fe. Tenemos la seguridad de que con Dios, no hay futuro incierto”, subrayó.

WhatsApp Image 2018-07-27 at 21.54.48

El Diácono Milton celebrando un matrimonio

Lazo señaló que cuando la esperanza se pierde, “hay que alimentarla como lo hizo Milton”, con “resignación cristiana, porque creyó y perseveró en la esperanza. En aquella humana ciertamente, pero fundamentalmente en ésta: la esperanza de la Buena Nueva”.

“Por ello para Milton hay una recompensa. Por eso los diáconos, sus compañeros, ante su partida, le decimos a su esposa, hijos y demás familiares, que, como decía S. Pablo a los Corintios: ‘el cristiano que muere en Cristo Jesús, sale de este cuerpo para vivir en el Señor´”, enfatizó el Diácono Permanente. Lazo auguró para el compañero fallecido “la paz de la Tierra Prometida, porque creyó, amó y sirvió como verdadero diácono y perseveró en la fe de la Iglesia, es decir, en esta Buena Noticia de la esperanza del Evangelio”.

El sepelio tuvo lugar el miércoles 25 en el Cementerio de San Carlos.