Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

Noticeu Cardenal Sturla presidió celebración en la fiesta de San Josemaría Escrivá de Balaguer

Agradeciendo por la vida de San Josemaría Escrivá de Balaguer, el Cardenal Daniel Sturla dio inicio a la celebración eucarística de este sábado 26 de junio, fiesta del santo fundador del Opus Dei; acompañado por el párroco de la Catedral Metropolitana, P. Juan González, y sacerdotes integrantes de la Obra. La misa fue transmitida por el canal de YouTube de ICMtv.

 

Búscalo a Él

En el altar mayor se destacó un retrato de San Josemaría con la siguiente inscripción: “Que busques a Cristo, que encuentres a Cristo, que ames a Cristo”. Este breve texto fue escrito por Escrivá el 29 de mayo de 1933 y se encuentra en su libro Camino.

La principal obra del santo fue la fundación, administración y expansión del Opus Dei, institución perteneciente a la Iglesia Católica, en 1928. En esos tiempos, la vida consagrada era considerada como el paradigma de la perfección cristiana.

El santo español, nacido el 9 de enero de 1902, aseguraba que “un cristiano es un hijo de Dios”. Este fue el mensaje central que vivió y difundió; además de la búsqueda de la santidad a través del trabajo.

Te conocía y te consagré

La primera lectura del libro del Génesis 2,4b-9.15 hace referencia a la creación del hombre. Dios lo modeló con la arcilla del suelo y le dio el aliento.

El salmo 2, 7-12 reza: “Alaben al Señor todas las naciones”. En él descubrimos el inmenso amor del Padre por nosotros, la fidelidad y la confianza.

En la lectura del Apóstol San Pablo a los cristianos de Roma 8,14-17, reconocemos que todos aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios. El espíritu da testimonio, y al ser hijos somos herederos.

En el Evangelio según San Lucas 5,1-1, vemos a Jesús con los discípulos en el lago de Genesaret, enseñando a la multitud. Simón y sus compañeros no habían pescado nada en toda la noche pero Jesús les indicó que volviesen a tirar las redes; así lo hicieron y se llenaron de pescados. En este pasaje del Evangelio encontramos la famosa frase de Jesús: “No temas; en adelante serás pescador de hombres”. A partir de ahí lo siguieron.

Ven y sígueme

La homilía estuvo a cargo del padre Carlos González, vicario del Opus Dei en Uruguay, quien comenzó refiriéndose a la invitación de Jesús a seguirlo.

Terminando el mes vocacional, propuso a los feligreses meditar las palabras del santo español sobre la vocación: “Desde el Antiguo Testamento, Dios se dirige a cada persona. Una cosa es tener cualidades o vocación para ser médico o para cualquier otra profesión, y otra cosa es el ser llamado. San Josemaría insistía mucho en esto”.

El vicario contó que San Josemaría invitaba a vivir la vida cristiana como una vocación; como la respuesta a una llamada: “Dios no es distante. Es personal y cercano. La vocación hay que verla como una relación de amistad, de diálogo con Alguien que me quiere y conoce y que me llama”.

San Juan Pablo II canonizó al fundador del Opus Dei el 6 de octubre de 2002, en la Plaza de San Pedro, ese día afirmó: “Dios tiene para cada uno un proyecto, el santo no descansa ni se imagina fuera de ese proyecto”. “El santo es el que ve el proyecto y lo sigue; para eso hay que querer hacer la voluntad de Dios. Descubrir la vocación es el primer paso para ir a más”, dijo González.

El sacerdote sostuvo que hay vocaciones, pero lo que hay son pocas respuestas. “Nos enteramos de la vocación de muchas maneras, cada uno tiene la suya: a través de la Palabra de Dios, del ejemplo de una persona santa, mediante las palabras de un sacerdote, entre otras”, añadió.

“Tenemos que pedirle con interés a Dios que nos muestre el camino”, eso le pedía San Josemaría al Padre, destacó el P. González.

Fuente: https://icm.org.uy/senor-indicame-tus-caminos/