Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

Noticeu 42ªJNJ: Mons. Wolcan invitó a los jóvenes de Rivera y Tacuarembó a transmitir la alegría , la fe y la Palabra 

Más de 260 jóvenes y animadores de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Tacuarembó celebraron, el 4 de octubre,  la 42 JNJ en la en la Chacra Diocesana (Rivera).

Los jóvenes procedentes de distintas localidades de los departamentos de Rivera y Tacuarembó se reencontraron, luego de más de un año sin verse debido a la pandemia.

La jornada comenzó a las 8 horas con el desayuno y la bienvenida a cargo de los jóvenes de la campaña y del Proyecto Social Caqueiro, pasando luego a un gran y profundo momento de reflexión orientado por los animadores de Tacuarembó y Rivera. La mañana culminó con la celebración de la Eucaristía presidida por Mons. Pedro Wolcan, acompañado por algunos sacerdotes del clero secular y religioso. La Eucaristía, atravesada por el pasaje del Evangelio del “Camino de Emaús”,  fue animada por el grupo “Caminando con Jesús” (Parroquia San Pedro, Rivera), que le confirió  una impronta muy juvenil, con momentos y signos que propiciaron vivir profundamente cada momento.

Mons. Wolcan señaló, en su homilía, que “lo nuestro es esto, poder tener el contacto, esa cercanía de unos para con otros, abrirnos al diálogo, al encuentro con el otro. Por eso debemos tener esta vivencia profunda de encuentro como comunidad cristiana”. A su vez, recuperó lo vivido hasta ese entonces, destacando la reflexión que realizaron los jóvenes y animando a que esas huellas, donde escribieron la síntesis de los grupos, vayan tras la vida del Resucitado.

“Que Él nos siga hablando a partir de su Palabra, y que entonces nuestra vida cobre ese ardor propio de aquellos que se vinculan, tienen y mantienen amistad con el Señor, quien nos acompaña todos los días de nuestra vida”, animó el pastor.

Al momento de resaltar todo los esfuerzos realizados para llegar a la Jornada, el obispo auguró  que “encontrarnos con el Señor en el camino de la vida, en su Palabra y en su presencia entre nosotros sea lo que satisfaga nuestro corazón”. También el encuentro con los otros, precisó, aunque “el encuentro con el Señor es aquel que ha de justificar todos los movimientos y todos los esfuerzos”.

“Que la alegría se expanda, como es y debe ser; que la fe la transmitamos como debe ser cuando la tenemos; que seamos también anunciadores de la Palabra, porque es recibida para ser anunciada y, sobre todo, busquemos que este encuentro sea aquello que sepamos compartir en la familia, con los amigos, en los espacios educativos y deportivos, allí con aquellos que nos encontremos en el cruce de los caminos”, subrayó el obispo.

Luego de celebrar el encuentro con Jesús en la Eucaristía, se compartió el almuerzo, que fue organizado por el equipo de logística encargado a la parroquia Santo Domingo. Almorzados y descansados se realizó un mega juego organizado por los grupos de la capilla Santa Rosa y barrio La Pedrera (Parroquia San Pedro, Rivera). La JNJ concluyó  con el fogón de despedida de la mano de la aparcería “Juventud y Tradición” (salesianos), en el que cada grupo se presentó de una manera artística, y se compartieron juegos. En la despedida, se entregó a cada grupo una vela como signo del envío que supone llevar a sus respectivos lugares la energía que surge del encuentro con Jesucristo.

Fuente: Decos de Tacuarembó