Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios “Yo soy del camino, porque intento nunca perder el rumbo”: la historia de Albert, que tras muchos años logró dejar la calle [opinión]

MONTEVIDEO PORTAL |
https://www.montevideo.com.uy/Columnistas/-Yo-soy-del-camino-porque-intento-nunca-perder-el-rumbo–la-historia-de-Albert-que-tras-muchos-anos-logro-dejar-la-calle-uc695654

“Era la primera vez que me iba sabiendo que tenía dónde volver”, le cuenta al “Gordo” Verde un hombre “en situación de calle” que encontró un hogar.

“Yo no soy de la calle… porque de la calle es cualquiera. Yo siempre digo que soy ‘del camino’, porque intento nunca perder el rumbo…”.

¡Qué personaje bárbaro! Albert tiene poco menos de 50 años y vivió gran parte de su vida en situación de calle (como decimos popularmente). “De puerto en puerto, pasando por las plazas, los balnearios y tantas esquinas”. Hasta que un día conoció el Hogar Nuevos Caminos: una fundación admirable que se dedica a reinsertar en la sociedad a personas en esa misma situación. Los únicos dos grandes requisitos que piden: el profundo deseo (por parte del interesado) de querer salir adelante y estar limpio de drogas.

Esta semana con Timo y Manu (dos jóvenes de la parroquia) fuimos a visitar a nuestro queridísimo Luis Miguel (quien también dejó la calle gracias al hogar) y fue así que nos topamos con Albert. ¡Tremendamente conmovedora su historia! Por ahí nos decía: “Ayer me tomé un ómnibus en busca de alambre para mis artesanías. Y mientras viajaba, pensaba algo que me llenaba de emoción. Era la primera vez (que yo recuerde en mucho tiempo) que me iba… sabiendo que tenía dónde volver. Sabía que en el hogar me esperaban los compañeros, mi cama propia, la ducha caliente y ese plato de comida… ¡No sabe qué sensación más linda, cura! ¡No tengo palabras para describirlo! Saber que uno tiene dónde volver…”.

Inevitablemente sus relatos nos calaron hondo a todos los presentes. ¡Cuántas veces tenemos “mucho más” que eso y lo valoramos “mucho menos”!

¿Cuántas veces “perdemos el rumbo” y nos volvemos extraños aún en nuestra propia casa? Y hasta sin quererlo, nos terminamos convirtiendo en “uno más de la calle”, simplemente fuera del camino… Quizás será porque (como dijera el amigo Darwin) andamos tan apurados detrás del “llame ya”… “compre ya”… “gane ya” y no nos damos cuenta de todo lo que “ya tenemos”, “ya ganamos” y “ya somos”.

El papa Francisco dice: “Tener un lugar donde ir, eso se llama hogar. Tener personas a quienes amar, eso se llama familia. Tener ambas: es una bendición”.

¡Que esta semana podamos valorar lo bendecido que somos! ¡Fuerte abrazo!

Por Gordo Verde