Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios “Ya es hora de que le perdamos el miedo a lo ‘religioso’”

AICA |
El obispo de Minas, Uruguay, monseñor Jaime Fuentes, publicó recientemente una nota titulada “La misa discriminada” donde se refería a la negativa por parte de los directivos de UTE•de celebrar una misa en el Parque de Vacaciones de UTE (la compañía de electricidad uruguaya) en Piriápolis en el marco de un Encuentro de Familias al que asistieron unos 150 matrimonios, cualquier otra actividad estaba permitida pero Misa, no. La nota en cuestión del prelado produjo un revuelo mediático que motivó una segunda reflexión por parte del obispo de Minas en la que plantea que “ya es hora de que le perdamos el miedo a ‘lo religioso’” y cuestiona si en “nombre de la laicidad, ¿no estamos discriminando a Dios?”.
El obispo de Minas, Uruguay, monseñor Jaime Fuentes, publicó recientemente una nota titulada “La misa discriminada” donde se refería a la negativa por parte de los directivos de UTE•(la compañía de electricidad uruguaya)de celebrar una misa en el Parque de Vacaciones de UTE en Piriápolis en el marco de un Encuentro de Familias al que asistieron unos 150 matrimonios, cualquier otra actividad estaba permitida pero Misa, no.

La nota en cuestión del prelado produjo un revuelo mediático que motivó una segunda reflexión por parte del obispo de Minas en la que plantea que “ya es hora de que le perdamos el miedo a ‘lo religioso’” y cuestiona si en “nombre de la laicidad, ¿no estamos discriminando a Dios?”.

“La aconfesionalidad del Estado, ¿no deberá ser entendida con un criterio positivo?: sin optar por ninguna, el Estado reconoce que el pluralismo religioso es un hecho social, bueno para la sociedad en su conjunto, y favorece su expresión pública”, señala el Pastor.

“Nos preocupa, con razón, la violencia; y el número de suicidios; y el abuso del alcohol; y de las drogas. Nos preocupa la cantidad de embarazos de adolescentes; y de divorcios… Para encontrar soluciones, ¿no habrá que empezar a desalambrar los cercos que rodean a Dios?”, interpela el obispo de Minas.

Monseñor Fuentes, quien se recibió de periodista y después de 6 años de ejercer la profesión, fue ordenado sacerdote, dice que “no me resulta difícil hacer compatible el sacerdocio y el periodismo. Los medios tienen una dinámica propia que siempre traté de respetar. Por ejemplo: distinguir los hechos de las opiniones; ser responsable de lo que uno dice o escribe; documentarse lo mejor que se pueda; respetar las fuentes; buscar la objetividad”.

Y añade: “-Bueno, puede decirme alguno, pero usted es cura; sus compromisos religiosos le impiden ser objetivo. Y le respondo que, en definitiva, todos tenemos compromisos, con Dios o con el diablo. Dicho de otra manera, que es precisamente mi responsabilidad delante de Dios la que me empuja a tratar de buscar la verdad y de comunicarla como la veo. Con esto no niego que quien no tiene fe no pueda ser objetivo, entendámonos, o que lo acuse de estar comprometido con Lucifer… Lo que digo es que pensar que la fe distorsiona la realidad es un serio error, desde el momento en que el hombre es, sobre todo, un animal religioso y sólo así se lo puede comprender a fondo”.

El obispo refirió que no va a presentar ninguna denuncia ante la Justicia de la discriminación sobre la que escribí sino que su única pretensión fue “llamar la atención sobre un hecho, discriminatorio en mi opinión. Pienso que ya es hora de que le perdamos el miedo a “lo religioso”. +