Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Vecinos buscan reparar reloj de más de 100 años de la Catedral

LA REPÚBLICA |

catedral

Se presentó formalmente la fundación que tendrá como objetivo la reparación y mantenimiento del reloj de la Basílica Catedral de San José. Este grupo de trabajo está conformado por vecinos empresarios y profesionales de la ciudad de San José de Mayo, según informaron a LA REPÚBLICA desde la fundación.

El acto de presentación de este proyecto –efectuado en la sede comunal- fue encabezado por el intendente de San José, José Luis Falero y el cardenal Daniel Sturla quien participó además de la fiesta patronal josefina.

Cabe agregar que es la primera vez que Sturla como cardenal visitó el departamento.

Con la reparación y mantenimiento del reloj, la fundación se propone además integrarlo al circuito turístico de la ciudad, con visitas guiadas al propio reloj abarcando lo religioso, cultural y educativo.

Se pretende también la capacitación de jóvenes, que se encuentran por fuera del sistema educativo formal, para que puedan ingresar al mercado laboral.

El referente de la Fundación, el Dr. Nilo Pérez afirmó que, si bien no se tiene aún el costo final de la restauración, los fondos ya están y es intención concretar esa etapa antes de fin de año.

Su historia

El reloj de la Basílica Catedral de San José fue inaugurado el 25 de Agosto de 1900.

En 1895, el sacerdote Norberto Bentancur comenzó a promover entre la sociedad maragata la idea de colocar un reloj en la iglesia inaugurada el 24 de marzo de 1887.

Se inició una campaña para la recolección de fondos con ese propósito.

Una vez obtenido parte del dinero el relojero Luis Amilivia viajó a Europa en setiembre de 1896 para comprar el reloj.

Tras recorrer varios países y no conseguir la maquinaria adecuada a sus exigencias realizó un diseño propio en base a las dimensiones de la torre de la Iglesia.

Las campanas que fueron fundidas en Italia llegaron en 1898, la maquinaria fue hecha en Suiza, las esferas en Londres y el mecanismo sincronizador en Alemania.