Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Vaticano aprueba comienzo de proceso de santificación del Padre Cacho

ECOS.LA/UY

Roma refrendó el pedido de la Iglesia uruguaya y el sacerdote que vivió entre los pobres de Casavalle fue declarado “Siervo de Dios”.

A 25 años de su muerte, el sacerdote uruguayo Ruben Isidro Alonso, “El Padre Cacho”, fue declarado Siervo de Dios por el Vaticano.

Se trata del primer escalón en el proceso para lograr que sea declarado Santo de la Iglesia Católica.

Así lo confirmó este domingo el arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, que hace dos años elevó un informe a Roma destacando que el cura había muerto “con fama de santidad”.

La decisión del Vaticano implica que, a partir de ahora, los fieles católicos podrán rezarle a Alonso para pedir su intercesión.

El Padre Cacho cobró fama por su voluntad, a mediados de la década de 1970, de irse a vivir a un asentamiento en el barrio Casavalle y trabajar en uno de los contextos socioeconómicos más deprimidos del país, haciendo una “opción radical por los pobres”.

El proceso en Roma seguirá con la formación de un tribunal, presidido por un obispo, que recibirá testimonios sobre su vida.

Una comisión de “censores”, por su parte, analizará las pruebas, que si son aprobadas implicarán que Alonso sea declarado Venerable.

Las últimas etapas, como la Beatificación, exigen la comprobación de un milagro por su intervención directa. Eso debe ser refrendado por dos médicos del Vaticano.

La prueba de un segundo milagro es necesaria para que Alonso sea declarado Santo.