Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Uruguay experimenta un “sobreenvejecimiento” en su población, con un número creciente de personas mayores de 84 años, según estudio 

SEMANARIO BÚSQUEDA |

http://www.busqueda.com.uy/nota/uruguay-experimenta-un-sobreenvejecimiento-en-su-poblacion-con-un-numero-creciente-de-personas/ls-1440-d2e5efb50ce053e78f5d

Escribe José Peralta

Que Uruguay es un país con una población envejecida es un dato bastante conocido. Junto con Cuba, son los dos países de América con mayor peso relativo de la población de 65 años y más. Las bajas tasas de natalidad junto a una alta expectativa de vida son dos factores claves que explican ese fenómeno.

Sin embargo, otra característica de esa situación es la longevidad de los uruguayos. De hecho, un estudio que será presentado hoy jueves sobre envejecimiento y personas mayores en Uruguay señala que el 14% de la población (algo más de 457.500 personas) tiene mas de 64 años, y que más de 500 superan los 100 años.

Esta proporción de personas permite sostener que Uruguay tiene una estructura poblacional envejecida, un proceso que el país inició a principios del siglo XX, mucho antes que sus pares latinoamericanos.

El estudio realizado por Nicolás Brunet y Clara Márquez conforma el séptimo fascículo del “Atlas sociodemográfico y de la desigualdad”, una iniciativa conjunta del Instituto Nacional de Estadística, el Programa de Población de la Facultad de Ciencias Sociales, el Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, el Ministerio de Desarrollo Social, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

En la investigación se demuestra que, además del envejecimiento de la población, Uruguay “viene experimentando un sobreenvejecimiento de las personas mayores de 84 años, que aumentan su peso relativo en el total de personas mayores”.

Actualmente, de un total de casi medio millón de personas mayores de 65 años, 22% tiene 85 años y más. Los autores destacan que para las personas que conforman esta cohorte, la necesidad de cuidados y dependencia es “más presente y acuciante”.

“Es posible diferenciar dos grupos de personas mayores con características y necesidades distintas. Por un lado, quienes tienen entre 65 y 84 años de edad y, por otro, aquellas que ya han cumplido los 85 años. Si bien dentro del primer grupo de edad es esperable cierta heterogeneidad, en términos generales será un contingente de población con cierto grado de integración social, activos e independientes; algunos incluso pueden seguir vinculados al mercado de trabajo. Dentro del grupo de mayores de 84 años encontraremos un conjunto de personas para quienes los problemas de salud comienzan a hacerse más presentes y acuciantes, lo que dificulta su participación en distintos ámbitos de sociabilidad y los hace más dependientes”, señalan los autores.

El “sobreenvejecimiento” es un fenómeno “muy asociado” a la etapa demográfica por la que atraviesa Uruguay. Esto, según varios demógrafos, implica replantear los procesos productivos del país ante la evidencia de una nueva estructura poblacional.

Más mujeres, más viejas.
Una población envejecida queda a la vista en los “dibujos” que se forman en las pirámides generacionales. Precisamente, una población joven tiene el formato de una pirámide: con una base joven muy amplia y un pico de gente mayor. En Uruguay tiene un “ensanche” en el segmento superior, lo que revela la cantidad de personas mayores.

Además, las mujeres tienen mayor esperanza de vida respecto a los varones, tanto al nacer como después de los 65 años, lo que se traduce en una “feminización de la vejez”. A partir de los 65 años 6 de cada 10 personas mayores son mujeres y a partir de los 85 años las mujeres pasan a ser casi 7 de cada 10.

“Según las estimaciones disponibles en 2015, la esperanza de vida al nacer de las mujeres asciende a 80,46 años, y a 73,62 años para los varones. La esperanza proyectada para las personas de 65 años y más es de 19,1 años para las mujeres, y de 14,7 para los hombres”, añaden los investigadores.

Por zonas.
Un grupo de departamentos exhibe una pirámide similar a la nacional, caracterizada por un ensanchamiento en la parte superior del gráfico, que es más marcado entre las mujeres. Montevideo, Lavalleja y Colonia conforman el grupo de departamentos más envejecidos del Uruguay.

“Con la excepción de Maldonado, los mayores niveles de envejecimiento se encuentran al sur del río Negro y el 7% de la población mayor a 64 años vive en localidades menores a 2.500 habitantes y áreas no amanzanadas”, señala el informe.

El norte, en cambio, “mostró niveles bastante inferiores de envejecimiento”.

Otro aspecto que se analizó por departamentos es la relación de dependencia de los mayores con respecto a la población en edades económicamente activas.

Con un nivel de relación de dependencia de “muy alta” (más de una persona mayor cada cuatro potencialmente activos), Lavalleja es el departamento que se ubica primero. Un segundo escalón lo integran cuatro departamentos: Rocha, Colonia, Florida y Flores. Montevideo, Soriano, Durazno, Treinta y Tres y Paysandú, conforman el escalón “medio” del índice.

“Una vez más, el norte del país reúne los dos agrupamientos con niveles “bajo” y “muy bajo”. Artigas, Salto y Rivera son los tres departamentos con menor relación de dependencia (entre 18 y 19 personas mayores cada 100 en edad activa)”, agregaron.

En cuanto al tipo de hogar en el que viven, el unipersonal (donde las personas mayores viven solas), es el predominante (34,22%). Además, el 23,47% de los hogares con personas mayores son parejas sin hijos, “lo que obedece a una etapa avanzada del ciclo de vida de los hogares”.

Finalmente, el estudio destaca que el 24,70% vive en hogares extendidos, “lo que puede suponer situaciones de cuidado muy distintas (que las personas mayores puedan ser acompañadas y cuidadas por otros familiares, pero también que enfrenten mayores cargas económicas y domésticas)”.

Además, los hogares particulares concentran el 97% de la población con 65 años y más; y el restante 3% habita mayormente en “residenciales de ancianos”.

Educación.
Según el informe “el 3,5% del total de las personas de 65 años y más declararon que no sabían leer ni escribir” y la investigación identificó un “serio déficit de logro escolar”. Así, el 58% de los mayores de 64 años no superó el nivel de Primaria y apenas el 11% alcanzó el Ciclo Básico.

“Montevideo es el departamento con mayores logros educativos para las personas mayores. No obstante, en la periferia este y oeste del departamento se concentran personas mayores con muy bajo nivel educativo”, advierten.