Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Un sacerdote fue atacado a machetazos en su iglesia

EL PAÍS |

CERRO CHATO. EL AGRESOR FUE A PEDIR ASILO LA NOCHE DEL VIERNES Y AL OTRO DÍA LO ROBÓ

Un hombre que pidió asilo en una parroquia de Cerro Chato, se encuentra detenido y a disposición de la Justicia, luego de que atacara a machetazos a un sacerdote para robarle. El hecho causó conmoción en la pequeña comunidad local.

La parroquia que fue escenario de esta dramática historia, que trae a la memoria un conocido pasaje de Los miserables, de Víctor Hugo, atiende a una población ubicada en el límite de los departamentos de Cerro Largo, Treinta y Tres y Durazno.

En la noche del viernes, el sacerdote Gabriel Tojo -como hiciera el humilde obispo Myriel en la ficción de Hugo- dio asilo en la casa parroquial a un hombre que afirmó no tener donde dormir.

En la célebre novela francesa, Jean Valjean, que era un expresidiario, traicionó el hospedaje del obispo huyendo en plena noche con los cubiertos de plata.

Más moderno, el ingrato refugiado de Cerro Chato robó un automóvil, otros objetos de valor y el dinero del sacerdote, después de haberlo agredido con un machete, provocándole un abundante sangrado.

Tojo está internado en un centro asistencial de Melo, pero según señaló a El País Monseñor Heriberto Bodeant “está totalmente consciente”.

Bodeant confirmó que el autor de la brutal agresión “ya está detenido”.

“Fue un schock muy grande para todos”, afirmó el obispo de la diócesis de Melo, al referir la repercusión de este caso.

Tojo está en la iglesia de Cerro Chato desde mediados del año pasado, pero según el obispo, “tiene vínculos con la comunidad de Cerro Chato desde hace varios años ya que está involucrado en la Fazenda de la Esperanza (una organización para la recuperación de adictos)”.

Bodeant señaló que en cinco años que lleva trabajando en la zona es la primera vez que pasa algo así. “No es algo a lo que uno esté acostumbrado”, dijo.

“Las denuncias ya se hicieron en Cerro Chato, pero mi preocupación está con él”, concluyó en referencia a Tojo.