Iglesia al día

" El Señor no quiere que pensemos continuamente en nuestras caídas, sino que lo miremos a Él, que en nuestras caídas ve a hijos a los que levantar y en nuestras miserias ve a hijos a los que amar con misericordia. "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Un año predicando con el ejemplo

EL OBSERVADOR |

PAPA FRANCISCO. Hoy es el aniversario del comienzo de su papado, cuando marcó su agenda de servicio

El Jueves Santo el papa ofició la Misa en un centro penitenciario de Roma y lavó los pies a los internos. AFP

Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz”, decía hace hoy exactamente un año el papa Francisco, cuando presidió la misa en la solemnidad de San José en la que se le dieron los símbolos inherentes a su cargo y se dio comienzo a su pontificado. Hoy, 365 días después, miles de personas pueden atestiguar de modo directo que el papa cumplió con ese cometido de servir.

Lo atestiguarán los dos guardias suizos que hace poco menos de un año vieron al sonriente argentino que les llevaba una silla y una comida para que hicieran la guardia más cómodos y con menos hambre. Lo firmarán los que abrazó con cariño en las audiencias generales, los miles que acudieron día a día a la misa que celebra en Santa Marta. También lo pueden decir los que fueron recibidos por él personalmente o los que obtuvieron una respuesta escrita a sus cartas o un llamado telefónico para recibir ánimos. Los jóvenes que rezaron con él hasta la noche en Río de Janeiro agradecen que se haya detenido ante ellos y los que atienden la residencia donde se quedaba antes del cónclave igualmente agradecieron que tuviera con ellos el detalle de pagar la cuenta. La lista podría abarcar varios párrafos más.

Elegido un 13 de marzo, el argentino Jorge Bergoglio comenzó oficialmente el papado casi una semana después, un día como hoy. La semana pasada no hubo festejo porque el pontífice estaba haciendo unos días de ejercicios espirituales en retiro. Prefirió pasar ese día en recogimiento, sin que nadie lo distrajera de su relación con el Dios que lo llevó hasta la cátedra de San Pedro.

Pero hoy seguramente la efeméride estará presente en la audiencia general que se celebra semanalmente en la plaza de San Pedro, un evento que ha visto crecer el número de participantes de modo que sorprende a los vaticanistas: ahora es preciso cerrar la Via della Conciliazione que lleva hasta la plaza debido a la cantidad de gente que se acerca a ver al pontífice, aunque sea por las pantallas gigantes.

Con estilo y ritmo propios

Ya desde su “buenas noches” en el balcón de San Pedro la noche de su elección, Bergoglio dio al papado un estilo muy propio que en seguida encandiló a muchos. Pero no se quedó solo en las formas y, siguiendo las indicaciones acordadas por todos los cardenales en las reuniones previas al cónclave que lo eligió, dio varios pasos en un sentido novedoso.

Así, nombró a un grupo de ocho cardenales para estudiar la reforma de la constitución que rige a la curia romana (podría describirse como el gobierno de la Santa Sede) y aprobó una reforma del código penal que amplía la definición de delitos contra menores.

Al mismo tiempo, enfocó con especial interés la cuestión económica y creó una comisión de cinco personas para la reforma del Instituto para las Obras de Religión (también llamado Banco Vaticano) y otra de ocho miembros para reformar la estructura económica y administrativa de la Santa Sede. A los pocos meses estableció la Secretaría de Economía, instituto que gestiona las actividades económicas y administrativas del papado.

Se quedó a vivir en la residencia de Santa Marta porque le pareció que se iba a sentir muy solo entre los mármoles del apartamento papal. El rabino Abraham Skorka, amigo desde hace años de Bergoglio que tuvo la oportunidad de alojarse con él en el Vaticano en setiembre, contó a El Observador que “su ritmo de trabajo es muy, muy fuerte”. Su día comienza temprano en la mañana, con dos horas de oración y preparación de su homilía antes de celebrar misa a las siete. Saluda a todos los que allí acuden y luego dedica parte de la mañana a recibir gente.

Revisa asuntos oficiales, trata temas con sus colaboradores, reza y lee unas 50 cartas por día, seleccionadas entre las miles que recibe. Cuando se cansa, cuentan los que coincidieron con él, reza el rosario. “Trabaja infatigablemente y. cuando necesita tomarse un momento de pausa, se sienta y reza el rosario. Creo que reza, por lo menos, tres al día. Me dijo: ‘Esto me ayuda a relajarme’”, contó hace unos días a radio Vaticana Alfred Xuereb, uno de sus dos secretarios. La oración es uno de los pilares del papa, algo en lo que insiste siempre que puede. “Recen por mí”, suele decir en los grandes eventos y también por teléfono o por Twitter.

La repercusión de sus palabras

Los números de fieles de la Iglesia –fríos pero en cierta medida útiles– no se actualizan desde el año 2012 y, aun teniéndolos, nunca reflejarían bien el alcance del mensaje del papa a la gente. De todas formas, es un hecho que su estilo llano de hablar es más directo que el de sus predecesores y tal vez por eso más efectivo con cierto público que comienza a seguirlo.

“En muchas personas han tenido repercusión las palabras en las que el papa dice que Dios no se cansa nunca de perdonar, sino que somos nosotros los que nos cansamos de acudir a él. Ese mensaje, casi telegráfico, ha llegado al corazón de muchas personas, que han vuelto a la práctica religiosa”, comentaba recientemente a El Observador el profesor Diego Contreras, experto en comunicación de la Iglesia que trabaja en la Universidad de la Santa Cruz en Roma.

Como él mismo aclaró en ese diálogo, “es imposible hacer estadísticas del impacto del papa en la vida íntima de las personas”. Pero si lo exterior es manifestación de lo de adentro –y aquí hay que prestar atención a la masiva concurrencia a sus audiencias y celebraciones, el modo en que se divulgan sus mensajes y la suerte de “franciscomanía” que el mismo papa describió– entonces sí se puede hablar de un impacto en las almas. En las que ya estaban dentro de la grey y en aquellas que ahora quizá comienzan a acercarse al redil.

l

tuiteado

Recen por mí

@Pontifex_es Papa Francisco,

el 13 de marzo, aniversario de su elección

Gracias por todas las expresiones de afecto recibidas en este primer aniversario. Por favor, sigan rezando por mí

@Pontifex_es Papa Francisco,

el 17 de marzo, al volver de su retiro espiritual

Lo dijo

“¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”

“Esto es lo que les pido: sean pastores con olor a oveja”

Papa Francisco

Dos de sus principales mensajes: la pobreza y la cercanía con la gente