Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Tras 20 años de espera [Opinión]

LA REPÚBLICA |

El presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, John Boehner, ha tratado durante 20 años de conseguir que un papa hable ante el Congreso. La líder de la minoritaria bancada demócrata, Nancy Pelosi, dice que le faltan palabras para manifestar su emoción.

Esta semana, el histórico discurso del papa Francisco al plenario del Congreso tiene entusiasmados a los legisladores de toda afiliación política y religiosa. Para los muchos legisladores católicos en el Capitolio, incluso el republicano Boehner y la demócrata Pelosi, la ocasión conlleva un significado especial pese a que están advertidos de que este pontífice nada convencional podría no complacer precisamente a ninguno de los dos partidos con algunos de sus principios morales que abarcan cuestiones políticas y sociales.

Antes del discurso del jueves, muchos legisladores manifestaron esperanza de que el líder espiritual de 1.200 millones de católicos sacuda a los miembros del Congreso para reflexionar y abstenerse, al menos temporalmente, de las pujas partidistas que suelen dominar la cámara baja donde hablará.

Al mismo tiempo, los legisladores han empezado a invocar la figura papal para avalar sus argumentaciones en distintos temas. Los demócratas, en particular, esperan que les proporcione municiones contra la mayoría republicana en cuestiones como desigualdad en los ingresos, inmigración y cambio climático.

“Siempre existe la esperanza de una revelación”, comentó el senador demócrata Sheldon Whitehouse, una de las voces que promueven acción en el Congreso para combatir el calentamiento global.

Algunos republicanos sospechan de la posición activista del papa en esa y otras cuestiones. Un representante republicano, Paul Gosar, anunció planes de boicotear el discurso de Francisco debido a versiones de que el pontífice podría concentrar su mensaje en el cambio climático. El republicano sostuvo que “si el papa desea dedicar su vida a combatir el cambio climático, puede hacerlo en su tiempo personal”.