Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Trabas de Moreno complican ingreso de zapatos que regaló el Papa

EL PAÍS |

Un representante de la marca del calzado brasileño dijo que no puede venderle a Argentina a menos que un empresario en ese país exporte por igual suma.

Las trabas comerciales que impone el gobierno argentino y que afectan a Uruguay, entre otros, ahora hicieron mella en la propia presidenta Cristina Fernández. O, al menos, según publica hoy Clarín, dejan al descubierto un traspié en el control aduanero.

Es que el regalo que hizo el Papa Francisco a la presidenta no podría haber ingresado al país si hubiese sido importado. El Papa dio un regalo a cada presidente de la región en su pasaje por Río de Janeiro. Al vicepresidente Danilo Astori le tocó un rosario, pero a Fernández le obsequió un par de escarpines de cuero basileños que en Argentina dejaron de venderse ya que no pueden ingresar.

“La situación ahora para exportar a Argentina es un poco más difícil por la ley. Una persona que nos compra calzado tiene que exportar a otro país un monto parecido. Entonces es complicado exportar”, dijo Ricardo Brito, director comercial de la empresa brasileña Pimpolho, la marca de botitas que el Papa le obsequió a Cristina para su nieto Néstor Iván.

Brito, cuyas declaraciones brindadas a una radio de Buenos Aires fueron reproducidas por Clarín, sostuvo que “hace unos años vendíamos en Argentina, pero ahora tenemos poco” debido a las trabas comerciales.

“Es sólo una cuestión de encontrar un buen distribuidor. Si los encontramos, seguro que volveremos a vender mucho allí en Argentina”, expresó Brito.

En el primer semestre del año las importaciones de Argentina desde Brasil se redujeron un 10% contra el mismo lapso de 2012. La realidad es similar a la de Uruguay que le exportó a Argentina un 4,4% menos en el primer semestre respecto de igual lapso del año pasado en que los negocios también habían caído.