Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Tendencia para rechazar el aborto en Senado argentino

EL PAÍS |

Sesión histórica con miles de personas movilizadas en torno al Congreso.

Manifestantes: con pañuelos celestes los contrarios al aborto, y verdes los partidarios, miles de personas harán una vigilia afuera del Congreso. Foto: Reuters

Argentina se paralizará hoy miércoles, cuando a partir de la hora 9.30 el Senado abra la histórica sesión en la que se tratará el proyecto de legalización del aborto.

El proyecto —que habilita el aborto dentro de las 14 semanas de gestación— ya tiene el visto bueno de la Cámara de Diputados, que lo aprobó en junio por apenas una ventaja de cuatro votos: 129 a favor y 125 en contra. En el Senado los bandos también están parejos, pero con una leve mayoría para rechazar el proyecto: 37 senadores en contra del aborto, 31 a favor, dos indecisos, una abstención y un ausente, según un relevamiento del diario La Nación. Si esta proyección se confirma, el proyecto será rechazado y en Argentina solo se seguirá permitiendo el aborto legal en caso de violación o peligro para la vida de la madre.

Si el proyecto es rechazado, no podrá presentarse nuevamente hasta dentro de un año.

Uruguay ya vivió este proceso en 2012, cuando primero la Cámara de Diputados y luego el Senado (17 en 31) votaron la legalización del aborto dentro de las 12 semanas de gestación, siendo el primer país en la región en adoptar esta medida. Además de en Uruguay, solo en Cuba y en Ciudad de México el aborto está totalmente despenalizado.

Como en Uruguay, las posiciones de los legisladores argentinos son individuales sin seguir una línea partidaria. En las últimas horas, ante un panorama adverso, grupos que apoyan el aborto intentaron modificar el proyecto de ley para reducir de 14 a 12 semanas el lapso en el que se autorizaría la interrupción del embarazo y lograr así más adhesiones. Pero su propuesta fracasó.

Pese a que en esta ocasión se espera que la sesión sea algo más corta al tratarse de 72 senadores (frente a 256 diputados), lo más probable es que la votación tenga lugar en la madrugada del jueves, ya que primero los legisladores deben abordar qué dictamen se tratará en el recinto, algo que no pudieron determinar al finalizar el debate en comisión por una disputa sobre el procedimiento.

Vigilias.
Un lado de la plaza del Congreso se teñirá del celeste que caracteriza al movimiento “provida” contrario a la legalización del aborto, y el otro acogerá a quienes están a favor, luciendo pañuelos verdes. A ambos lados se celebrarán charlas, conciertos, talleres y todo tipo de actividades en las que se espera congregar a miles de mujeres.

En una rueda de prensa celebrada esta semana, las integrantes de la campaña proaborto anunciaron que esperan convocar al doble de manifestantes que en la movilización del pasado junio cuando se trató en Diputados, y alcanzar los dos millones de personas gritando a favor del aborto.

“Estamos haciendo todo para que la iniciativa se apruebe. Tenemos confianza en el movimiento de la calle. Cree-mos que muchos senadores se definirán en el momento de la votación”, dijo Julia Martino, del grupo que promueve la legalización.

La senadora Norma Durango, del Partido Justicialista (peronista), declaró que trabajará “hasta el último minuto para que (el proyecto) sea ley” y sostuvo que “los que no voten la ley se harán responsables de que sigan existiendo las muertes”.