Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Sugieren que Iglesia Católica también repare a las víctimas

MONTEVIDEO PORTAL |

Perdona nuestros pecados

Organizaciones que trabajan sobre el abuso sexual de menores valoraron la actitud de la Iglesia Católica. Andrea Tuana, de la ong El Paso, dijo a Montevideo Portal que se trata de “un gran avance” aunque señaló que debería existir una “reparación económica” para las víctimas.

Organizaciones que trabajan en la prevención del abuso sexual de menores valoraron la actitud de la Iglesia Católica, que el miércoles pidió “perdón” por los casos que involucraron a sacerdotes uruguayos.

La Asociación Civil El Paso es una de las principales organizaciones que trabajan con menores de edad víctimas de abuso sexual e integra la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual. Una de sus integrantes, Andrea Tuana, dijo a Montevideo Portal que a la organización no les constan las denuncias contra sacerdotes, aunque “no quiere decir que los casos no hayan tenido atención”.

Tuana consideró que la posición adoptada por la Iglesia luego de conocidos los casos, varios de ellos señalados en una nota de El País a comienzos de abril, “es un gran avance”, con respecto a situaciones que se daban en el pasado. “El reconocimiento de los hechos es muy importante, sobre todo cuando este tipo de casos quedan sin salir a la luz”, apuntó.

En efecto, una declaración emitida este miércoles por Conferencia Episcopal señala que los hechos vienen siendo denunciados en todo el mundo desde hace algunos años, y que ocurren en todos los estratos de la sociedad. No obstante, aclara que “de ningún modo se pueden justificar” en el seno de la Iglesia. Sus autores, dice, “traicionaron la confianza de Dios”.

“Frente a las denuncias de casos de personas dañadas, reiteramos nuestra firme disposición a recibirlas, escucharlas y acompañarlas, investigando y procediendo con rigor de acuerdo al Protocolo antes mencionado. También manifestamos nuestra total disponibilidad para colaborar con la justicia”, dice la nota.

La Iglesia dispuso, además, el número de teléfono 095 382 465 para denunciar casos. Según la Iglesia, la línea será atendida “por personas idóneas” y funcionará “de lunes a viernes de 14.30 a 18.30 horas”.

Según Tuana, los casos de abuso de niños, niñas y adolescentes tienen la particularidad de que los abusadores son “adultos queridos” en el ámbito de la víctima, tanto si son familiares como referentes de instituciones “como la Iglesia o cualquier otra institución”. En ese sentido, advirtió que para el abusado se torna “muy difícil decir algo en contra de una persona que es muy valorada”.

En la misma línea, la especialista explicó que el abuso sexual a menores “en general no se da de forma violenta o a través del horror, sino de forma progresiva y muchas veces mezclada con gestos de afecto, lo que confunde muchísimo a la víctima”. En efecto, para el abusado se vuelve muy difícil denunciar al agresor, por el que también siente cierto afecto. “En general quieren que el abuso se termine pero tampoco quieren algo malo para el agresor”, señaló.

Tuana recomendó “creer siempre” en el relato de los menores cuando denuncian abusos y “no minimizar” sus palabras. Además, hizo hincapié en la necesidad de que “pedir ayuda” al detectar los casos e impedir que, en instituciones como la Iglesia, los casos “se intenten resolver a puertas cerradas”.

Más allá del valor del “perdón” de la Iglesia, Tuana consideró que no es suficiente y la organización debería “hacerse cargo a través de una reparación económica” para las víctimas. Tuana advirtió que este tipo de reparaciones rara vez llega a través de la vía judicial, cuyos procesos “son muy largos” y sufridos para las víctimas.

Por su parte, María Elena Mizrahi, coordinadora del Sistema de Prevención y Atención en Violencia contra niños y adolescentes (SIPIAV), dijo a Montevideo Portal que el organismo tampoco tiene constancia de las denuncias aludidas por la Iglesia Católica.

La jerarca resaltó la importancia de que los allegados a la víctima la acompañen en el proceso que viene luego de la denuncia, más en casos en los que el agresor pertenece a organizaciones “en las que la víctima había depositado su confianza”.