Iglesia al día

" El Señor no quiere que pensemos continuamente en nuestras caídas, sino que lo miremos a Él, que en nuestras caídas ve a hijos a los que levantar y en nuestras miserias ve a hijos a los que amar con misericordia. "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Sor Cristina es la monja que causó furor cantando en el programa italiano de The Voice

UNOTICIAS |

La monja Sor Cristina fue la gran sorpresa de la segunda edición del reality show “The Voice Italia”, y a partir de allí se comenzó a conocer en todo el mundo, así como también la historia personal de esta joven religiosa.

Después de haber sido la gran sorpresa de la segunda edición del reality show “The Voice Italia”, donde con su potente voz cantó “No One”, de Alicia Keys, empezó a conocerse la historia de Sor Cristina, la joven religiosa de 25 años que emocionó a los italianos y el mundo.

Cristina Scuccia nació en Comiso, en la provincia de Sicilia, donde fue criada por una familia humilde y cristiana. “Siempre hemos tenido valores cristianos, pero nunca se me pasó por la cabeza ser monja”, contó en una entrevista.

“Ansiaba la fama, el éxito, buscaba triunfar en la música y mi familia me apoyaba muchísimo para lograrlo. Pero al final, sentía que algo faltaba dentro de mí”, señaló.

Ya a los 18 años participó de ´Amici´, un show de talentos musicales de la televisión italiana, pero no tuvo suerte y no fue seleccionada. Pese a ver frustrado su intento de lograr fama, siguió cantando en plazas y casamientos.

En 2007 viajó a Roma para estudiar arte, interpretación y canto en la escuela Star Rose Accademy, fundada por la ex actriz Claudia Koll, y que forma parte de la congregación de las Ursulinas de la Sagrada Familia.

Tres años más tarde, ya siendo parte de la congregación de las Ursulinas, Sor Cristina viajó a Brasil para llevar a cabo el noviciado. “Allí no conocía a nadie ni hablaba el idioma, así que la música fue mi manera de acercarme a los niños. Algunas compañeras en la congregación me decían que estaba desperdiciando mi don, pero para mí es al revés, porque con la música puedo llegar a la gente, acercarles a Jesús. El Señor no deja de sorprenderme, con él tengo una relación de amistad. Para mí la música es el instrumento para tocar los corazones”, comentó.

En su congregación, Sor Cristina se dedica, junto a dos compañeras, a gestionar una escuela materna y a ayudar a los más pequeños con problemas familiares.