Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Solicitada- Jorge Marquez, Pastor “Misión Vida para las Naciones”: ¿Qué persigue el mensaje de Santo y Seña?

LA REPUBLICA |

http://www.republica.com.uy/solicitada-jorge-marquez-pastor-mision-vida-las-naciones/569099/

Por medio del Canal 4 TV, en la última edición del programa Santo y Seña nos han querido involucrar en hechos, por lo bajo irregulares y en el peor de los casos, en graves delitos, contra mi tarea pastoral social y contra las personas de nuestro ministerio y obra. Para quien no me conocen, me llamo Jorge Marquez, Pastor de la Iglesia Cristiana “Misión Vida para las Naciones”, fundador y mentor de la Iglesia, de “Hogares Beraca” entre otras, todas se desenvuelven al amparo legal, administrativo y control del Ministerio de Educación y Cultura y otros organismos, o sea debidamente inscriptas. Nuestra tarea es pública, nuestras iglesias y obras no entienden del rechazo por derecho de admisión cuando algún semejante acude pidiendo ayuda. De ninguna manera este mensaje escrito pretende denostar a ninguna persona o empresa, solo tiene la única intención de echar luz a lo presentado como oscuro y expulsar la falsedad por medio de la verdad. Estaría fuera de nuestro presupuesto y ética, que además trasmito a los fieles y amistades, contar mis antecedentes en la lucha por la fe que profeso, de nuestras obras realizadas, pero doy un dato que resume la tarea en lo social, aproximadamente hoy, 13.000 acogidos de forma gratuita. Personas antes en situación de calle; adictos a la droga, al alcohol y a otros males. Damos acogida, mensaje de Cristo, hospitalidad pretendiendo ayudar con lo que podemos y sabemos, intentamos sacarlos de la droga, de la prostitución, del consumo abusivo del alcohol, o sea de la marginación, alejarlos de la criminalidad, asevero que Intendencias, familiares, Comisarios y hasta jueces en lo penal y de menores de nuestro Poder Judicial nos han solicitado ayuda en las soluciones para justiciables con esos problemas y que podemos y sabemos dar, que lo hemos hecho con respeto y amor, pero además felizmente triunfado. Tenemos nuestros férreos enemigos declarados; los narcos, los proxenetas, los golpeadores de mujeres y niños, los corruptos, etc, que operan a través de sus sicarios, todos verdaderos indeseables sociales a quienes amamos como a cualquier otro pecador, pero a ellos les digo que si quieren recuperar el camino nuestras puertas están abiertas siempre y cuando, sean sinceros, porque reitero no practicamos ab initio la exclusión, son mis/nuestros semejantes, equivocados por supuesto, hoy dañosos para nuestra sociedad, para la calidad de vida de nuestros semejantes y por sobre todo violadores absolutos de los mandatos divinos, de toda enseñanza de fe religiosa, cualquiera sea, de leyes humanas. Asevero que un ateo con principios morales y éticos piensa lo mismo que nosotros, porque respeta a sus semejantes. Quien delinque, golpea, envenena jóvenes y adultos con droga no lo hacen, y quienes los sirven, igual. ¡No explotamos laboralmente a quienes queremos ayudar, tampoco a quienes colaboran con nosotros! Quienes lo han dicho por TV desconocen, ignoran, no saben, en el mejor de los casos, que es un régimen de voluntariado según la OIT-Organización Internacional del Trabajo-, que es ajeno al derecho laboral. Irónicamente pregunto: ¿Que empresario contrataría hoy a 1300 personas; adictas a la droga, o al alcohol o en libertad condicional de actos repudiables, que se reconocen violentos, asesinos, peligrosos en su empresa? Nosotros lo hacemos en nuestra obra y corremos con el riesgo. Lo que hacemos es enseñar a quien acogemos , que ni estudia ni trabaja, ni nada, solo se droga, se alcoholiza o prostituye a recuperar su autoestima, para que se sienta útil asimismo y la sociedad, a pasar los períodos de abstención de sus adicciones, hacemos que hagan lo que saben hacer; si algo saben. Los recibimos de la veredas frías, de los baldíos , de los prostíbulos, desde la cárcel, de hogares en situación de violencia doméstica, desde los hospitales donde los encontramos o de donde nos los traen a nuestros hogares de acogida donde solo hay amor, contención, agua caliente en invierno, camas con abrigo, los alimentamos con lo que podemos y tenemos, seguramente no igual a un hotel 5 estrellas. No hay antecedente que en estos lugares se acostumbre dar golpes, distribuir drogas, eso es corroborable vía policía y justicia penal. Se nos ha acusado mediáticamente de trata de personas, de traficar con drogas, de reducir a quien acogemos a la servidumbre, de estafar. ¡una infamia! Por eso acudimos ayer a la justicia penal, denunciamos esos hechos, denunciamos a quienes difundieron la injuria y la calumnia, pero en el entendimiento que debían investigar los hechos a los denunciantes, no ha existido rechazo judicial de ninguna demanda como por TV en el programa citado se aseveró, porque no hubo demanda, hubo denuncia penal y en contra de los conductores del programa, y ese proceso está en trámite por ante el Juez Letrado de Primera Instancia en lo Penal de Turno. Ellos sabían de que se trataba porque antes de comenzar el programa concretamente a las 20,30hs habían sido notificados por acta notarial. Esa es la verdad. Pero lo más verdadero si lo hay, es que está en juego la libertad de culto de todos los uruguayos cualquiera sea su fe, garantía constitucional protegida en el Capítulo 3 Art. 5 de nuestra constitución, la vigencia de la ley 17.817 que garantiza y castiga quien la viola, me refiero a los actos discriminatorios por fe religiosa, la ley 14.670 que aprobó la Convención Internacional que dio luz a la anterior, así se violó o no la suprema garantía de libertad de prensa normatizada por la Ley de Prensa 16.099. Lo hecho ya fue, existió, se me ofendió, injurió, ultrajó, pero lo que es peor con ello, a todos los cristianos comprometidos en los principios arriba enunciados. No temo la cárcel por defender lo que creo, ni perder la vida, a ambas cosas estoy dispuesto, los que deben temer en ese destino son los que saben que actuaron mal, los que mintieron, los que pervirtieron la verdad.