Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios ”Shaná tová umetuká 5773”

EL OBSERVADOR |

Hoy la comunidad judía comienza a celebrar el nuevo año, en una jornada de plegarias que se vive en familia

Rosh Hashaná, día en que la comunidad judía mundial festeja el año nuevo, quiere decir literalmente la “cabeza del año”. “Es el día que conmemora la creación del hombre, la coronación de Dios como rey del universo y es el día en el cual Dios juzga a toda la creación para el año entrante”, escribió el rabino Eliezer Shemtov esta semana en el Semanario Hebreo.

Esta madrugada, con el inicio del 5773, los judíos hacen un balance del año que se termina y se fijan nuevas metas para el que comienza. En palabras de Roby Schindler, presidente de la Nueva Congregación Israelita: “En Rosh Hashaná tenemos la oportunidad de revisar lo que hicimos, de renovar nuestro compromiso para ser mejor persona, de preocuparnos y ocuparnos de los problemas de los demás, de ser conscientes que lo que le pasa al otro me afecta a mí”.

Por todo ello, si bien es una jornada de plegarias y reflexión, también es un momento de alegría para vivir junto a la familia y la comunidad. Así se refleja en el deseo que se repite una y otra vez en este día: “Shaná tová umetuká”, que quiere decir: “Feliz y dulce año”.

Para Roberto Cyjon, presidente del Comité Central Israelita de Uruguay, “un shaná tová es suficiente”. Sin embargo, agregó al semanario: “Nos podemos explayar como quien estira un contacto físico de inconmensurable afecto, pero bien podrían alcanzar unas pocas palabras más: salud, felicidad, paz, alegría”.

Suena el shofar

La celebración comienza en la víspera de Rosh Hashaná, es decir, esta noche, y se extiende hasta el martes.

Uno de los símbolos más tradicionales de esta festividad es al sonido del shofar, un instrumento de viento hecho de un cuerno de animal, que llama a la reflexión y el arrepentimiento.

Otros elementos simbólicos de Rosh Hashaná están en los productos que se sirven en la mesa. El jalá (pan tranzado), las manzanas, miel y pescado son algunos de los alimentos que forman parte de los buenos augurios para el año que comienza.

Sami Milstein, presidente de la Organización Sionista del Uruguay, lo describió en el Semanario Hebreo: “El ritual de preparar la cena, esos aromas tan particulares de nuestra cocina , que despiertan la memoria”.

Según dijo el presidente de Israel, Shimon Peres, en su mensaje al pueblo judío por Rosh Hashaná: “Nuestra unidad es nuestra ancla, nuestro llamado moral es nuestro viento. Ambos nos ayudarán a trazar el camino hacia un horizonte de crecimiento , seguridad y bienestar para el pueblo judío y un futuro brillante para toda la humanidad”.