Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Se inició el Jubileo en Roma

LA REPÚBLICA |

El papa Francisco instó ayer a la Iglesia “a abrirse al mundo” durante la misa de inauguración en la plaza de San Pedro del Jubileo “de la misericordia y el perdón”, momento culminante de su pontificado.

Al término de la misa, el Papa abrió en forma solemne y hablando en italiano –y no en latín como es la tradición,– la puerta santa de la basílica, que permanece sellada a cal y canto todo el año. Al ritual asistió el papa emérito Benedicto XVI, de 88 años. Así, por primera vez en la historia, dos papas inauguraron un jubileo.

La ceremonia, a la que asistieron unas 70.000 personas, estuvo marcada por las imponentes medidas de seguridad alrededor del Vaticano y en el casco histórico de Roma, tomadas tras los atentados de París que el 13 noviembre costaron la vida a 130 personas. El Papa, de 78 años, con el rostro serio y algo cansado, celebró primero la misa desde un altar instalado frente a la explanada ante cientos de cardenales, obispos y sacerdotes, además de fieles, muchos de ellos provenientes de toda Italia.

“Hoy cruzando la Puerta Santa queremos también recordar otra puerta que, hace 50 años, los padres del Concilio Vaticano II abrieron hacia el mundo (…). Fue un verdadero encuentro entre la Iglesia y los hombres de nuestro tiempo”, dijo.

Para el Papa fue “un impulso misionero” para que la Iglesia “vuelva a tomar el camino para ir al encuentro de cada hombre allí donde vive: en su ciudad, en su casa, en el trabajo”, dijo. Francisco invitó a la Iglesia a recuperar el “espíritu del samaritano”, para salir a proclamar la alegría del amor al mundo, el perdón y la reconciliación.

Tras el fin de la ceremonia, se proyectaron imágenes de distintos lugares de la Tierra tomadas por maestros como el brasileño Sebastiao Salgado o el francés Yann Arthus-Bertrand.

Miles de espectadores vieron como la basílica reflejaba las imágenes de maravillas naturales como un desierto africano o unas ballenas nadando en el mar, pero también de un cementerio de autos o de un bosque devastado por la deforestación. Con ese inédito espectáculo, el Papa argentino desea lanzar también un llamado al mundo para que se comprometa en la lucha contra el calentamiento global, en momentos en que se lleva a cabo la conferencia mundial sobre el clima en París.

“Salvar la Tierra es salvar también a los pobres”, suele decir el pontífice.

Una larga procesión de cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos atravesaron luego la puerta y desfilaron hacia la tumba de Pedro, el fundador de la Iglesia. “Deseaba estar aquí porque se trata de un mensaje de paz que el jubileo quiere transmitir en este momento de inestabilidad en todo el mundo”, contó María, una señora siciliana entrevistada por la televisión pública Rai News.

“No tengo miedo, venció la emoción”, reconoció por su parte una joven estudiante de la isla de Cerdeña que se disponía a hacer fila para cruzar la puerta santa.

El Papa recordó que a quienes cruzarán la Puerta Santa durante el año del jubileo, que concluye el 20 de noviembre del 2016, se les concederá el perdón de los pecados y la indulgencia plena. Poco después, pronunció el ángelus desde la ventana del palacio apostólico y en la tarde rindió homenaje en la romana Plaza de España a la estatua de la Virgen de la Inmaculada Concepción.

“Vengo en nombre de aquellos que vienen de tierras lejanas en busca de paz y trabajo”, dijo el Papa argentino, al saludar y abrazar uno por uno y en medio de aplausos a un grupo de ancianos y enfermos.