Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Se crucifican filipinos en el Viernes Santo

LA REPÚBLICA |

Un filipino devoto fue crucificado por trigésima vez en un ritual local del Viernes Santo y manifestó su esperanza de que su sacrificio doloroso contribuya a la paz en Bélgica y otros países víctimas de la violencia de extremistas islámicos.

Rubén Enaje y otros 14 hombres, algunos a gritos, fueron clavados a cruces de madera por actores vestidos como centuriones romanos en San Pedro Cutud y otras dos aldeas arroceras en la provincia de Pampanga al norte de Manila.

Miles de extranjeros y turistas locales fotografiaron a los devotos, que reconstruyeron el sufrimiento y muerte de Jesucristo bajo un calor sofocante. Otros se azotaban las espaldas ensangrentadas mientras caminaban descalzos por los pueblos polvorientos.

Los crucificados y flagelantes reflejan la variedad filipina del catolicismo, que mezcla tradiciones eclesiásticas con supersticiones folclóricas. Muchos de los penitentes empobrecidos se someten el ritual en busca de perdón para sus pecados, o bien oran por los enfermos o por una vida mejor y también para agradecer supuestos milagros.

Enaje, un pintor de carteles de 55 años, empezó a someterse a la crucifixión en 1985, cuando se cayó de un edificio de tres pisos y sobrevivió prácticamente ileso.

Cuando se le preguntó porqué oraba este año, respondió que estaba entristecido por los ataques en Bruselas y el Oriente Medio que han dejado tendales de víctimas.

“¿Cuál es el objeto de su lucha?”, se preguntó Enaje, aludiendo al grupo extremista Estado Islámico que se atribuyó los ataques de Bruselas. “Caen hasta los inocentes. Quieren ser los amos del mundo pero eso no puede permitirse”.

Los rituales de la Cuaresma enfrentan la oposición de la jerarquía eclesiástica en Filipinas, la mayor nación católica en Asia, pero han persistido y se han convertido en una atracción turística en el pueblo de San Pedro Cutud, a 75 kilómetros al norte de Manila.