Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Salen a la defensa del papa Francisco [cita a Mons. Galimberti]

DIARIO DE YUCATÁN |
http://www.yucatan.com.mx/imagen/salen-a-la-defensa-del-papa-francisco

Algunos periodos de la historia de la Iglesia católica han trascurrido por problemas, la cual no está exenta de las traiciones de los seres humanos. Desde la traición de Judas, o en los tiempos de persecución en los primeros siglos de la Iglesia.

Desde el siglo X se comenzó a padecer una etapa de trágicas separaciones; posteriormente surgió el cisma del occidente. Se cumple el sabio dicho popular: “Dios escribe recto en reglones torcidos”.

¿Qué es lo que ha sostenido la fe de la Iglesia católica en estos dos milenios de la historia? Primeramente, porque la providencia de Dios acompaña cada paso de la historia, sólo podemos comprenderla a la luz de la presencia y acción de Dios.

Además, Dios ha querido que la historia de la Iglesia siempre esté acompañada por ejemplos de integridad y fidelidad con una numerosa lista de hombres y mujeres santos: sacerdotes, obispos, sumos pontífices y laicos, que con su vida y testimonio han dignificado el nombre de la Iglesia.

Acorde con este pensamiento acerca de la realidad histórica, es conveniente recordar la carta del obispo emérito uruguayo, monseñor Pablo Galimberti, titulada “En defensa de Francisco”, en la que menciona que “…después de las acusaciones contra los obispos, sacerdotes y el Papa hechas por monseñor Carlo María Viganó, ex nuncio apostólico en EE.UU., no le agradó que le enviaran a una diócesis de Italia y fue acumulando rencor y resentimientos”.

Es necesario recordar que monseñor Viganó publicó el 25 de agosto una carta de once páginas, responsabilizando a sacerdotes y obispos de encubrimiento ante las denuncias de abusos sexuales de Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington y el 20 de junio el secretario del Estado Vaticano, cardenal Pietro Parolín, prohibió al McCarrick, ejercer el ministerio público, luego de una investigación por la arquidiócesis de Nueva York, encontrando comprobada una acusación de abuso sexual de un menor.

Un mes después, el papa Francisco aceptó la renuncia de McCarrick al colegio cardenalicio.

Monseñor Pablo Galimberti, desde Uruguay, manifestó que “al decidir hacer pública su carta monseñor Viganò se ha equivocado por completo”.

No insistió procurando una audiencia privada para discutir el caso McCarrick. Y en lugar de los caminos silenciosos del diálogo franco, mirándose a la cara, ha hecho explotar una bomba, que aunque fechada el 22 de agosto, otra mano seguramente prefirió hacerla estallar justo en ocasión de la visita del papa Francisco a Irlanda”.

También es necesario mencionar que monseñor Viganó acusa al Papa de haber dilatado una medida disciplinar contra el cardenal norteamericano. ¿Por qué Viganó calló este asunto durante cinco largos años, sin denunciar antes, sino hasta ahora? No lo sabemos ni es tan fácil de responder.

El Obispo emérito Galimberti por último menciona que “el papa Francisco es paciente, se informa y corrobora las fuentes; coteja testimonios y luego actúa sin que le tiemble el pulso”. Además, subrayó que “aunque la noticia sorprende, no seamos fariseos, ya que con frecuencia queremos imponer cargas a otros que nosotros no podemos llevar”. También recordó que la periodista Stefania Falasca, del rotativo Avvenire, calificó recientemente la carta como mezcla de medias verdades, que hace caer de nuevo en desinformación. “Tratemos de escuchar la voz del Espíritu Santo en estas turbulencias eclesiales y sociales”.

Los católicos debemos recordar que la historia de la Iglesia siempre ha atravesado por momentos de prueba y dificultad. Ahora nuevamente recibimos una llamada y todos los laicos, sacerdotes, religiosas, debemos con nuestras vidas ser ejemplo de oración y responder como discípulos misioneros de Cristo.

Oremos por las familias, por niños, niñas, jóvenes, adultos mayores, por las personas que pasan por problemas y dificultades, pero especialmente por el Papa Francisco y recordemos el pasaje evangélico: “Jesús le dijo a Simón: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y los poderes del infierno no la prevalecerán sobre ella” (cf Mt 16,18-19). La historia que vivimos en la iglesia y en el mundo es parte importante de la salvación, que es la historia del amor de Dios por su pueblo.