Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Sacerdote ruso a la cárcel por lavado

EL PAÍS |

Fue extraditado el miércoles desde Buenos Aires

PABLO MELÉNDREZ

A pedido de la fiscal Adriana Umpiérrez, la jueza Dolores Sánchez dispuso ayer el procesamiento con prisión de un ciudadano ruso por el delito de “lavado de activos bajo la modalidad de transferencia”, dijeron fuentes judiciales a El País.

El enjuiciado, que vivía en Argentina, es sacerdote de la Iglesia Ortodoxa rusa. Fue extraditado desde Buenos Aires en la noche del miércoles, luego de que la Corte Suprema de Justicia del vecino país así lo habilitara a fines de junio.

El procesado era titular en Uruguay de una Sociedad Anónima Financiera de Inversión (SAFI) que oficiaba como intermediara en diversos negocios entre Rusia y Chipre, lo que en los hechos operaba como una vía para triangular dinero entre esos países y Uruguay.

A la cuenta de la empresa se realizó en 2006 una transferencia de US$ 800 mil, suma que el ahora procesado luego volvió a transferir. Tras esa segunda operación bancaria, la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Banco Central presentó una denuncia penal ante la sospecha de un caso de lavado de activos.

Ayer, la jueza Sánchez y la fiscal Umpiérrez determinaron que se trató de una maniobra delictiva ya que, según concluyeron, los US$ 800 mil provenían de hechos de corrupción registrados en el exterior.

La extradición del ciudadano ruso procesado había sido pedida a Argentina en 2008 por el juez Rolando Vomero, quien por entonces estaba al frente del juzgado penal de 10° turno.

Inicialmente, el magistrado federal argentino Norberto Oyarbide denegó la extradición al considerarla “improcedente”.

Sin embargo, el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia de Argentina que a fines de junio -y por unanimidad de sus miembros- revocó la decisión de Oyarbide e hizo lugar a la extradición reclamada por la Justicia uruguaya.