Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Ruptura en la Unión Cívica

LA REPÚBLICA |

Criticas a Alianza Nacional por escaso apoyo al pre-referéndum contra la ley del aborto y por respaldo al matrimonio igualitario.

Como consecuencia de la postura asumida por varios legisladores de Alianza Nacional que apoyaron el proyecto de ley de matrimonio igualitario (que autoriza la unión entre personas del mismo sexo) y en particular de su líder Jorge Larrañaga, y en lo que consideró un escaso apoyo al pre-referéndum contra la ley del aborto, el vicepresidente de la Unión Cívica, Carlos Álvarez Cozzi, presentó renuncia al sector. La decisión es tomada en momentos en que el presidente de la Unión Cívica, Aldo Lamorte, se encuentra ocupando la banca titular en el Senado, suplantando al legislador Eber Da Rosa (Alianza Nacional).

Álvarez Cozzi, quien en las últimas semanas fue uno de los protagonistas de la campaña a favor de un referéndum contra la ley que despenaliza el aborto, se desvincula del nucleamiento cívico -fundado hace 100 años- y en las próximas semanas dará a conocer su nuevo camino político. En la misiva dirigida al presidente de la Unión Cívica, Aldo Lamorte, a la cual accedió LA REPÚBLICA, Álvarez Cozzi tuvo en cuenta “la reciente aprobación por parte de la Cámara de Representantes de Uruguay del proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo con votos de legisladores de Alianza Nacional (PN), y sobre todo el del líder del sector, senador Jorge Larrañaga, al que está coaligado electoralmente nuestro partido desde 2008”.

Señaló que “en fidelidad y observancia de los principios socialcristianos, luego de mucha meditación, en conciencia”, reivindicó la institución de la familia. Aludió a que “la decisión de legisladores de Alianza Nacional no consultó los términos del acuerdo suscrito entre la Unión Cívica y el Partido Nacional en agosto de 2008, entre cuyos principios que se acordaron defender, está la defensa de la familia constituida por varón y mujer”.

Se expresó molesto por “el notorio bajo apoyo de Alianza Nacional a la campaña reciente del referendo contra la ley de aborto (con la honrosa excepción del diputado Pablo Abdala) y la posición insostenible del secretario de la Junta de la UC, Álvaro Secondo, que afirma que la ley de aborto actual es mejor que la derogada de 1938, conquista histórica de la Unión Cívica durante 74 años, en la que en todos los casos el bien jurídico vida naciente era protegido por la ley a diferencia de la norma que la derogó, confiriendo a la mujer un ‘derecho’ a matar a su hijo, que es antinatural”.

Según el vicepresidente de la UC, “me resulta personalmente imposible seguir perteneciendo en el referido acuerdo con Alianza Nacional, toda vez que para un cristiano estos temas constituyen un asunto grave e innegociable, recordado por el santo padre Benedicto XVI en varias ocasiones durante su ministerio petrino”. Por ello, “para seguir siendo un socialcristiano coherente con la doctrina social de la Iglesia, paradojalmente debo abandonar a la UC, instrumento histórico de los cristianos formado para defender en el campo político ese rico tesoro, pero que por lo que surge de esta carta ha dejado de tomarlo como su tesoro a custodiar”.