Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Robaron dos parroquias de Montevideo: en una de ellas hirieron al sacerdote

SUBRAYADO |
https://www.subrayado.com.uy/robaron-dos-parroquias-montevideo-una-ellas-hirieron-al-sacerdote-n538781

En la parroquia de barrio Lavalleja dejaron atado al párroco y encuentra fuera de peligro. En la de Parque Rodó destrozaron oficinas y templo.

El pasado viernes se registraron dos robos en parroquias de Montevideo, según publica la Iglesia Católica de Montevideo en su sitio web.

El primer hecho se dio en la parroquia San José Esposo de María en barrio Lavalleja, en la mañana del viernes, cuando una persona conocida del párroco ingresó al templo, amenazó al sacerdote, le realizó una herida de corte y luego lo dejó atado. El delincuente se llevó dinero.

El otro caso, sucedió este viernes en la noche, en la parroquia María Auxiliadora en el Parque Rodó.

Delincuentes ingresaron al templo y a las oficinas generando un gran desorden. El párroco contó a Subrayado, que una vez al mes entregan ropa y comida a personas que lo necesitan, por lo que ese día hay mayor circulación de personas en la iglesia.

El párroco agrega que la presencia, a media cuadra del edificio, de una puerta de entrada del Mides, hace que el flujo de personas sea cada vez mayor.

Comentó que un descuido del personal de la iglesia permitió que alguien se escondiera adentro, cuando cerraron el lugar.

La persona rompió la puerta de la oficina con un extintor, robó las llaves del templo e ingresó al mismo.

“No fue tanto el robo, como las roturas, el desorden, el vandalismo que hicieron (…) Se llevaron poca plata”. Agregó que no sabe el monto específico porque fue un dinero que recibió como donación en una caja y no la había abierto.

“Dejaron ropa que habían pedido ese día, la dejaron en el atrio del templo donde pasaron la noche y luego salieron por la puerta principal y saltaron la reja”.

Contó que no es la primera vez que les pasa, ya que en marzo pasado habían entrado a robar al templo.