Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Rige nueva norma del Papa contra abuso sexual

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/mundo/rige-nueva-norma-papa-abuso-sexual.html

Impone obligación de denunciar casos y encubrimiento; Francisco destaca la diversidad cultural.

Mientras Francisco se encuentra en Rumania, donde hizo ayer sábado una apología de la diversidad, comenzó a regir la Carta Apostólica en forma de motu proprio Vos estis lux mundi (Vosotros sois la luz del mundo), que constituye la nueva ley con la que el papa busca sancionar a quien cometa o efectúe el encubrimiento de abusos y violencia.

En un conjunto de nuevas normas y procedimientos que intentan darle un vuelco a la cultura del silencio e impunidad que reinó durante décadas en la Iglesia Católica -informó el diario La Nación de Buenos Aires- el motu propio impone por primera vez la ogligacioón para todos los sacerdotes, monjas y religiosos de denunciar no solo loscasos de abuso sexual, sino también de acoso y encubrimiento que conocen, ya sean actuales o antiguos.

Asimismo, “dispone que todas las diócesis del mundo elaboren en un año un sistema fácilmente accesible al público para recibir informes de abusos, acosos o sospechas de los mismos”, señaló La Nación. “En un virtual descentralización, establece en forma clara y concreta el procedimiento para que también se puedan investigar a obispos en las iglesias locales. Obliga, además, a que haya rapidez en las investigaciones y subraya que las víctima y sus familias deben recibir asistencia espiritual, médica y psicológica adecuada”.

Si bien en el pasado hubo investigaciones sobre casos de abuso, la nueva ley indica las etapas fundamentales que se deben seguir en una investigación, lo cual es una señal clara de que también los obispos tienen que rendir cuentas y de que ya no tienen impunidad. “Por primera vez se dice qué hay que hacer para denunciar, se indican los procedimientos y esto es algo que empodera a las comunidades a reaccionar cuando sus líderes (los obispos) no están a la altura de las situaciones”, explicó el arzobispo Charles Sdicluna, máximo experto del Vaticano en este campo y secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Diversidad.

Ayer sábado, Francisco destacó la diversidad ante decenas de miles de peregrinos católicos de lengua húngara, durante una misa gigante celebrada en Transilvania, en el corazón de una Rumania ortodoxa y multiétnica. Llegadas de la región en tren, en auto o bicicleta, pero tambuién desde la vecina Hungría, cerca de 100.000 personas, según el Vaticano, escucharon la homilía een el santuario mariano de Sumuleu-Ciuc, en el centro-oeste de Rumania.

“Esta peregrinación anual pertenece a la herencia de Transilvania, y honra al mismo tuiempo las tradiciones religiosas rumanas y húngaras”, afirmó el papa ante una muchedumbre. Transilvania es la segunda etapa del viaje a Rumania de Francisco, iniciado el viernes en Bucarest.

Esta peregrinación “es un símbolo de diálogo, de unidad y de fraternidad”, aseguró Francisco, que comparó a los participantes con “un pueblo cuyos mil rostros, culturas, idiomas y tradiciones representan la riqueza”. El viernes, ya había expresado su apoyo a las diferentes comunidades del país, que reconoce oficialmente 18 minorías culturales, y apeló a una “sociedad que se preocupa por la situación de los más desfavorecidos”.

Para evitar susceptibilidades, hubo una traducción en rumano y luego en húngaro de su homilía.

Rumania tiene 1,2 millones de habitantes de origen húngaro, el 6,5% de la población del país. Transilvabia fue integrada en Rumania por el Tratado de Trianon que, tras la Primera Guerra Mundial, dejó a Hungría si dos terceras partes de su territorio.

“Rosa de Oro” y recuerdo a un mártir

Tras la misa, Francisco donó al santuario de Sumuleu-Ciuc la “Rosa de Oro” que los pontífices dejan en sus peregrinaciones marianas y saludó a personas con discapacidad en la casa dedicada al obispo Jakab Antal, torturado por los comunistas. Luego viajó a la ciudad de Iasi, en la Moldavia rumana, para bendecir la catedral de Santa María Reina, que alberga los restos del beato Anton Durcovici, un mártir del comunismo.