Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Renuncia del Papa: Cotugno sintió “dolor y admiración”

LA REPÚBLICA |

En la gruta de lourdes, el arzobispo expresó su “solidaridad y cariño”

Monseñor Nicolás Cotugno compartió ayer que sintió “dolor, solidaridad, cariño, y admiración” al enterarse de la renuncia del papa Benedicto XVI.

El arzobispo de Montevideo consideró que “pasan los papas pero el Pontificado queda. Pasan los obispos pero las Iglesias quedan”. Los conceptos de Cotugno fueron realizados durante la misa celebrada en la víspera, especialmente por los enfermos, en la Gruta de Lourdes. “Pasan los papas pero el Pontificado queda. Pasan los obispos pero las iglesias quedan”, enfatizó Cotugno, ante los miles y miles de fieles que se apostaron sobre el santuario de la Avenida de las Instrucciones. Cotugno expresó su “solidaridad, nuestro cariño, nuestro afecto, nuestra admiración. Lo primero que yo sentí cuando escuché la noticia, primero, un gran dolor, pero después me dije ¡cuánta coherencia en el paso!”, porque “él sabe que es un servidor de Cristo”.

Ante la atenta mirada de los feligreses católicos, Cotugno leyó la carta de renuncia de Benedicto XVI. En otro de los pasajes, Cotugno recordó que el Papa “es un servidor de los servidores” y enfatizó en su edad de 85 años y que se encontraba “con una limitación física” y convocó a los fieles cristianos a “estar rezando por él”. También defendió la institución del matrimonio ante quienes optan por seguir el camino del divorcio. Las plegarias de las autoridades que también formaban parte de la homilía, también pidieron por las autoridades, por la salud, la paz, y el trabajo.

“Me impactó”

Para Cotugno, la renuncia de Benedicto XVI “me tomó de sorpresa, me impactó. De primera, me dolió, y de segunda, con mucha esperanza, y además dije ‘qué coherente este hombre’. Sabiendo que la autoridad en la Iglesia es servicio y el Papa es definido ‘servidor de los servidores de Dios’, es muy serio”, reflexionó ante la prensa. Cotugno sostuvo que “el Papa es ‘simplemente’ vicario de Jesús, y los obispos también, y es por eso que tenemos que desaparecer para que aparezca Él, con su palabra, presencia, bondad, con su poder de hijo de Dios, para hacer perenne en el mundo la salvación”.

Al preguntársele cuál puede ser la razón tan fuerte para renunciar, siendo un hecho excepcional, Cotugno enfatizó: “¡85 años! Está gastado este hombre físicamente, él se dice ‘estoy cansado’”. Respecto a la actitud del papa Juan Pablo, el arzobispo de Montevideo, estimó: “Dios nos toma a cada uno por lo que somos, diferentes. Uno quiso estar hasta dar testimonio de un martirio. Benedicto XVI tiene una visión distinta que está dentro de la fidelidad al seguimiento de Cristo, y dice que va a servir, ya no como Papa si no como hombre que reza por la Iglesia”.

La opinión de cinco obispos

Martín Pérez Scremini

Obispo de Florida-Durazno

Recordó a Benedicto XVI como un hombre con mirada de paz que sorprendió a la Iglesia. “Todo el pueblo cristiano, la Iglesia entera y los bautizados, tenemos que rezar para que el futuro Papa sea aquel que Dios quiera. Todos tenemos que rezar para que los cardenales sepan escuchar la voz del corazón”, concluyó a FloridAdiariO.

Pablo Galimberti

Obispo de Salto

Tras el paso al costado, ahora “no se descarta que se introduzcan cambios a futuro en el derecho que pauta la actividad de la Iglesia”. Explicó que si bien no está previsto en las normas, Benedicto XVI puede establecer esas modificaciones e “introducir que la novedad del retiro se haga habitual”, dijo a Montevideo Portal.

Jaime Fuentes

Obispo de Minas

“Lo vivo como una sorpresa compartida por el mundo entero, sin dudas. Por otra parte, admiro la valentía, la serenidad, la coherencia que tiene el santo padre, Benedicto XVI, porque realmente él nunca buscó el papado. Lo aceptó cuando lo eligieron, como una carga que le tocaba a la edad que tenía”, dijo a radio El Espectador.

Heriberto Bodeant

Obispo de Melo

La noticia del anuncio de renuncia del papa Benedicto XVI le provocó “sorpresa, respeto, gratitud y expectativa”. “Uno no puede sentir menos que gratitud por esa entrega que ha sido generosa, ha llegado al límite de la entrega”, y que es una “decisión tomada con valentía” afirmó a El Observador.

Daniel Sturla

Obispo auxiliar de Montevideo

“Lo hace el 11 de febrero, jornada mundial de oración por los enfermos. El santo padre se pone en una actitud de una persona que no tiene las suficientes fuerzas físicas como para seguir adelante y junto con todos los enfermos reconoce su fragilidad y considera en su conciencia que debe dar este paso”, comentó a El Espectador.