Iglesia al día

" Con María y San José peregrinamos de nuevo hacia su Santuario "
Peregrinación Nacional a la Virgen de los Treinta y Tres 2021

La Iglesia en los medios Raúl Castro visitó al papa y dijo que evalúa volver a la Iglesia

EL OBSERVADOR |

http://www.elobservadormas.com.uy/noticia/raul-castro-visito-al-papa-y-dijo-que-evalua-volver-a-la-iglesia_480143/

Diálogo. El presidente cubano hizo una escala en el Vaticano para ver al pontífice, que viajará a la isla

Raúl Castro fue recibido por el papa Francisco ayer en el Vaticano. AFP – G. Borgias
El presidente de Cuba, Raúl Castro, tuvo ayer palabras elogiosas con el papa Francisco. Aseguró que si el pontífice, de origen argentino, sigue hablando como lo hace, él podría retornar a la Iglesia católica pese a ser comunista. Castro agradeció al papa la intermediación realizada para descongelar las relaciones entre La Habana y Washington.

El hermano menor del líder de la revolución cubana Fidel Castro habló con el papa durante casi una hora, una conversación inusualmente larga para una reunión papal, en el marco de una cita que el Vaticano aseguró es estrictamente privada y no una visita de Estado.

Las audiencias papales suelen ser extremadamente raras un domingo, pero el papa hizo una excepción cuando Castro le preguntó si podía hacer una parada en Roma en su viaje de vuelta de Moscú para agradecerle por la mediación del Vaticano que terminó por destrabar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, dijeron altos cargos de la isla de régimen comunista.

Al salir de la reunión, Castro manifestó a los periodistas que agradeció al Papa la mediación que llevó a la histórica reanudación en diciembre de las relaciones diplomáticas entre los antiguos enemigos de la guerra fría después de más de medio siglo de antagonismo.

Más tarde, en una conferencia de prensa con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, Castro dijo que salió de la reunión con el papa “realmente impresionado por su sabiduría y su modestia”.

“Cuando el papa llegue a Cuba en setiembre, prometí ir a todas sus misas y estaré encantado de hacerlo”, afirmó Castro, que agregó que lee todos los discursos del primer papa proveniente de América Latina, que ha hecho de la defensa de los pobres un puntal importante de su pontificado.

“Le dije al primer ministro (Renzi) que si el papa sigue hablando como lo hace, tarde o temprano voy a empezar a rezar de nuevo y volveré a la Iglesia católica, y no estoy bromeando”, expresó. Tanto Raúl como Fidel Castro fueron bautizados como católicos.

Jesuita en cierto sentido

Francisco, quien tiene previsto visitar Cuba y Estados Unidos en setiembre, es miembro de la orden religiosa de los jesuitas y Castro bromeó diciendo que “incluso yo soy un jesuita en cierto sentido”, en referencia a la educación recibida por esta congregación antes de la revolución.

En el encuentro con la prensa, limitado a un breve discurso tanto de Renzi como de Castro, sin preguntas, el presidente cubano se refirió al relanzamiento de las relaciones con Estados Unidos.

Castro dijo además que espera con ansias que Cuba sea retirada de la lista estadounidense de países que apoyan el terrorismo, lo que ocurriría a fines de este mes, destacando que “en realidad nunca deberíamos haber estado en esa lista”.

Cuba está lentamente “intentando avanzar con el perfeccionamiento de su sistema político, cultural y económico”, sostuvo el mandatario, agregando que esto ha sido “difícil porque no queremos tomar medidas que afecten a nuestra gente”.

En relación al encuentro con el papa, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, había señalado más temprano que la reunión tuvo lugar en un “ambiente de cordialidad y familiaridad”.

 

El viaje del papa a Estados Unidos había sido planeado por algún tiempo antes de que el Vaticano anunciara el mes pasado que Francisco haría una parada en Cuba antes de visitar Washington.

Se trata de la primera visita que hace Francisco a ambos países como pontífice.

Francisco será el tercer pontífice que visita Cuba, después de Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012. No es la primera vez que Raúl Castro visita Roma. Ya lo hizo en 1997, cuando era ministro de Defensa, en una visita sorpresa cuando venía de Pekín. El líder cubano visitó entonces algunos lugares históricos en la Ciudad del Vaticano.

Tras la revolución cubana de 1959, la Iglesia se opuso al nuevo régimen comunista, que reaccionó expulsando a un centenar de religiosos y nacionalizando numerosos bienes eclesiásticos.

Pero tras años de altibajos, Fidel Castro relanzó las relaciones con la Iglesia con una visita al Vaticano en 1996, coincidiendo con la cumbre sobre alimentación en la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación). Castro fue recibido por el papa Juan Pablo II, que dos años después viajó a Cuba.

Los viajes de los papas a Cuba marcaron nuevos avances en las relaciones entre Cuba y el Vaticano. En 1998, cuando Juan Pablo II visitó la isla, Fidel Castro restituyó el feriado de la Navidad, que había sido suprimido a finales de los años de 1960. En 2012, durante la gira de Benedicto XVI, el presidente Raúl Castro restituyó el feriado de Semana Santa. (AFP y Reuters) l

Intercambio de regalos con mensaje implícito
El papa Francisco y el presidente Raúl Castro se hicieron regalos significativos, casi como queriendo subrayar el sentido del encuentro. El pontífice le ofreció a Castro una medalla de San Martín de Tours, un oficial romano del IV siglo, conocido en la tradición cristiana por haber compartido su abrigo con un mendigo y luego haberse convertido al cristianismo, llegando a ser obispo de la ciudad francesa de Tours. “Hay que vestir a los pobres y promoverlos”, subrayó Francisco ante su invitado, a quien también regaló su exhortación apostólica El Evangelio de la Alegría, el texto base de su pontificado. Y al entregarlo, agregó, “ahí va a encontrar algunos temas de los que le interesan a usted”, dado que la exhortación tiene una parte religiosa y otra social.

Castro de su parte ofreció al papa una medalla de plata conmemorativa de los 200 años de la catedral de La Habana, de la que solo existen 25 en todo el mundo.

Además de la medalla de la catedral también le regaló una obra del artista cubano Alexis Leiva Machado, conocido como Kcho, inspirado en el tema de los inmigrantes que llegan a la isla italiana de Lampedusa, a quienes dedicó su primer viaje fuera de Roma. El cuadro representa una cruz hecha con barcos naufragados.