Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Planteo de Vázquez a Obama por refugiados (Refiere al acto de los Salesianos)

EL PAÍS |

El presidente dice que EE.UU. debe mantener a los seis liberados de Guantánamo

55249b2787dbd

El presidente Tabaré Vázquez sorprendió ayer al decir que planteará esta semana a su colega de Estados Unidos, Barack Obama, cuando converse con él en Panamá, que el país norteamericano debe hacerse cargo de mantener a los seis liberados de la base de Guantánamo que están refugiados en Uruguay.

Váz-quez dijo que estaba “completamente” de acuerdo con los dichos en este sentido de su antecesor José Mujica. El expresidente había pedido ayer que Estados Unidos “no se haga el sota; hay que poner el huevito, el huevito es con los de Guantánamo”.

“Son ellos los que tienen que tirarles unas chirolas para que puedan vivir. Porque la macana es de ellos, los metieron en cana sin juez y sin nada”, agregó Mujica.

En la misma línea, Vázquez advirtió que “la responsabilidad de todo esto es del gobierno de Estados Unidos” que “tiene que proporcionar todos los medios” para la vida de los liberados. Estos no trabajan aún, no se han reunido con sus familias y han señalado que carecen de suficientes medios de vida. Vázquez dijo que estaba “preocupado realmente” por el proceso de inserción de los refugiados. “Me pongo en el lugar de ellos y debe ser muy difícil para quienes vienen de otras partes del mundo implantarse en un país extraño”, comentó anoche a la salida del Auditorio Adela Reta donde asistió a un acto por los 200 años del natalicio de Don Bosco.

El presidente dijo que la venida de los refugiados ha impactado en Uruguay y si bien reconoció que hay un “compromiso” de recibir un segundo grupo de familias de refugiados sirios dejó entrever que no hay prisa por tomar una decisión en este sentido y que se requiere de un análisis del tema. Y ratificó que está totalmente descartada la posibilidad de que vengan nuevos refugiados de la cárcel de Guantánamo en Cuba.
Déficit y Venezuela.

Vázquez, que ha hablado poco desde que asumió, también quiso pasar un mensaje sobre la marcha de la economía, y señaló que el PBI crecerá este año entre 2,5 y 3%. “Tenemos una desaceleración, eso es bien claro, producto de lo que están sufriendo los países de la región”, reconoció, pero al mismo tiempo destacó que Uruguay “está muy fuertemente plantado producto de las políticas económicas que se han llevado en los últimos años”, por lo que “soportaríamos cualquier crisis similar a la de 2007 y 2008 sin inconvenientes”. “Estados Unidos no se recupera con la intensidad y velocidad que se esperaba, Rusia esta en problemas y la Unión Europea ni que hablar”, advirtió.

Consultado respecto a si el panorama no sería más cómodo si las cuentas públicas estuviesen menos desequilibradas, señaló que durante la campaña electoral dijo “todo lo que tenía que decir, nunca mentí en una campaña electoral” y “nunca prometí lo que no podíamos cumplir, jamás”.

Insistió en que siempre manejó que se conduciría con “austeridad republicana y profunda transparencia”. El déficit, aseguró, es “soportable” y “no complica las cuentas del Uruguay” y que el país no corre “ningún tipo de riesgo”. De todas formas, consideró que todo el país debe estar “preocupado, atento, consciente, de que no estamos en la misma situación que hace diez años en cuanto al crecimiento y la situación internacional”.

Vázquez fue cuidadoso al referirse a las próximas rondas de negociaciones salariales y se limitó a comentar que el gobierno está comprometido con el mantenimiento del salario real y que confía en la “consciencia y responsabilidad que tiene el movimiento sindical uruguayo”.

El presidente dejó entrever que dará prioridad a mantener bajo control la inflación y a lograr que llegue en 18 meses a ubicarse entre 3 y 7% y que ese objetivo tendría prioridad sobre una mejora de la competitividad a través del fortalecimiento del dólar.

Vázquez fue cauteloso para pronunciarse sobre la convulsa situación de Venezuela, pero pareció sugestivo que no hiciera referencia a la injerencia de Estados Unidos en ese país, como recurrentemente hacen dirigentes oficialistas, y se limitase a señalar que lamenta “tremendamente” la muerte de 42 personas como consecuencia de los disturbios de comienzos de 2014. Y mostró su esperanza de que la situación venezolana se destrabe “de manera pacífica, a través del diálogo, el respeto y la tolerancia”.
Salud.

El presidente adelantó que planteará en Panamá la necesidad de que los gobiernos de la región tomen consciencia de la pandemia que suponen el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, entre otras, y enfatizó que el tabaquismo mata entre 7 y 8 millones de personas al año. “No solo América Latina, todos los gobiernos y los pueblos debemos trabajar juntos para luchar contra este flagelo”, consideró el presidente.
Con los judiciales el diálogo sigue abierto.

El presidente dijo que habrá un diálogo con la Suprema Corte de Justicia y los sindicatos judiciales con respecto a sus reclamos de larga data de mejora salarial. Esos reclamos se vinculan a la aprobación de una norma presupuestal que “engancha” las remuneraciones de los ministros de la Corte y de los trabajadores judiciales con las de los ministros de Estado. Las diferencias de interpretación de la norma han generado un largo diferendo. Vázquez habló tras participar en un muy concurrido acto en el Auditorio Adela Reta recordatorio de los 200 añs del natalicio de Don Bosco, fundador de la orden salesiana, cuya labor en Uruguay elogió.