Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Patriarcado moldea patrones culturales y determina las masculinidades jóvenes [de interés]

LA REPUBLICA |

http://www.republica.com.uy/patriarcado-moldea-patrones-culturales-determina-las-masculinidades-jovenes/

REVELACIONES DE ESTUDIO REALIZADO A PARTIR DE LA ENCUESTA NACIONAL DE JUVENTUD

La publicación “Masculinidades jóvenes desde una perspectiva de género” visibiliza que para adolescentes y jóvenes de entre 12 y 29 años los roles de género, la participación en la cultura de riesgo, el cuidado personal y en salud son temas que el patriarcado moldea y, de esta forma, determina trayectorias de vida. Para cambiar esa realidad, el gobierno trabaja en una estrategia nacional de igualdad y desarrollo.

En el Mes de las Juventudes, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el Instituto Nacional de la Juventud (INJU) presentaron la revista “Mirada joven”, cuaderno temático n.º 4, dedicado a “Masculinidades jóvenes desde una perspectiva de género”. La publicación fue elaborada por académicos y diferentes unidades estadísticas de organismos públicos.

A partir de la Encuesta Nacional de Adolescencia y Juventud (ENAJ) de 2013, fueron identificadas las expresiones de permanencia y transformación de las pautas de masculinidad hegemónica entre los jóvenes. La publicación sostiene que “el sistema patriarcal, en tanto ordenamiento político ideológico, regula la forma en que se relacionan las personas, por medio de la adscripción a roles claramente definidos en función del sexo, lo cual afecta la vida tanto de varones como de mujeres y, por tanto, las dinámicas entre ambos”.

La directora de Inmujeres, Mariela Mazzotti, aseguró que las condiciones de desigualdad se naturalizan para las mujeres y son una carga emocional para los varones que no quieren vivir en condiciones de desigualdad, situación que tiene un sustento cultural, material e institucional. Destacó que la institución a su cargo trabaja con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) en una estrategia nacional de igualdad y otra de desarrollo.

Por su parte, el director del INJU, Federico Barreto, afirmó que para transformar la realidad, primero hay que conocerla con investigaciones que evidencien que la sociedad uruguaya es patriarcal, porque hay una injusta desigualdad en la distribución de roles asociados a lo femenino y lo masculino. Aseguró, asimismo, que la información disponible también define que los varones deben ser aliados en la lucha por una sociedad más igualitaria, y que es necesario sumar alianzas en el marco de la generación de conocimientos.

Crianza, tareas domésticas y profesión

Los datos indican que el 26, 5 % de los varones y el 37,3 % de las mujeres están de acuerdo con la frase “criar hijos debe ser tarea primordial de las mujeres”, porcentajes que disminuyen al aumentar el nivel socioeconómico. Los varones están menos de acuerdo a medida que transitan las distintas etapas de la juventud.

Un 96,6 % de las mujeres y un 88,5 % de los varones están de acuerdo con que las mujeres deberían compartir las tareas del hogar con los hombres para desarrollarse dentro y fuera del hogar. Pero un 20 % de los varones y un 18 % de las mujeres sostienen que las tareas del hogar deben ser asumidas sobre todo por mujeres. El grado de acuerdo resulta menor entre quienes residen en hogares de mayores ingresos, pero esto puede ser resultado del acceso a servicios ofertados por el mercado.

Tres de cada 10 jóvenes están de acuerdo en que las mujeres deben elegir carreras que no interfieran con la familia, acción con la que están de acuerdo el 29,9 % de los varones y el 30, 6 % de las mujeres, pero, a medida que aumenta el nivel de ingreso de los hogares, disminuye el grado de acuerdo con esta frase. En tanto, capacitarse o estudiar es la principal responsabilidad de adolescentes y jóvenes para el 43,1 % de los varones y el 50,4 % de las mujeres; trabajar en forma remunerada es fundamental para el 35,4 % de los varones y el 17,4 % de las mujeres; tener menores a cargo es prioridad para el 8,8 % de los varones y el 25,3 % de las mujeres. Estos indicadores dejan  clara la persistencia de una estricta división sexual del trabajo incluso en las generaciones más jóvenes.

Salud y cuidado personal

Los servicios relacionados con la salud, infancia y prestaciones sexuales se encuentran orientados hacia las mujeres, reforzando el rol tradicional como cuidadoras. La cultura del cuidado personal en varones refiere a la ausencia de enfermedades, realización de deportes, atención a la alimentación  y consultas tardías, lo que deriva en ausencia de prácticas de prevención y control.

La proporción de varones que buscan  asesoramiento en temas de salud sexual disminuye a medida que aumenta la edad, pasando de 10,8% en los que tienen entre 12 y 17 años a 6,5% para quienes tienen entre 24 y 29 años. En cambio, el comportamiento de las mujeres respecto a este aspecto presenta una tendencia de crecimiento, alcanzando un pico de 35,4% para las mujeres de entre 18 y 23 años.

En cuanto a masculinidad y cultura de riesgo, los datos expresan que el 19, 6 % de los varones ha tenido peleas en la calle o en centros educativos y el 5, 4 % de las mujeres también. Un 78, 6 % de los varones realiza acciones de cuidado personal y de salud, mientras que el 92, 3 % de las mujeres concurrió en forma sistematizada a consultas médicas y habló con sus padres sobre salud sexual y reproductiva.