Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Párroco de Melo que había sido denunciado por abuso renunció al Ministerio Sacerdotal

MONTEVIDEO PORTAL |

http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?317022

La duda

“No hay pruebas de que haya cometido algún delito”, dijo a Montevideo Portal el obispo Heriberto Bodeant, sobre el párroco de Melo que renunció tras ser implicado en una denuncia de abuso.

El párroco de la Catedral de Melo, Jairo Fernández, renunció al ministerio sacerdotal, según informó hoy el diario El País. El párroco había sido señalado en un informe del programa Santo y Seña, de Canal 4, sobre abusos a menores en la diócesis de Melo, en base al testimonio de un hombre que dijo haber sufrido vejaciones por parte de dos religiosos cuando era niño.

El obispo de la diócesis de Melo y Treinta y Tres, Heriberto Bodeant, dijo a Montevideo Portal que Fernández “renunció por razones personales”.

“Fue denunciado en un programa de televisión pero la denuncia fue investigada y no comprobada”, dijo Bodeant, que aclaró que la denuncia en su contra “fue un catalizador” de la renuncia pero no una causa directa.

“No hay ninguna prueba de que haya cometido algún delito. No hay denuncia penal presentada, que yo sepa, ni fue citado por nadie. Fue una denuncia periodística y no había una presunta víctima que hiciera la denuncia. No hubo más palabra que la de los conductores del programa”, señaló.

El obispo aclaró que el párroco renunció al ministerio sacerdotal, “no es una renuncia a su cargo”. “Explícitamente manifiesta que no seguirá en el ministerio sacerdotal. Son razones personales, eso le pertenece a él y no tengo motivos para expresar públicamente un parecer. No se trata de un delito. Si hubiera un delito y un sacerdote estuviera preso tendría que decirlo públicamente pero no es el caso. Expresó sus razones y hay que respetarlas”, concluyó.