Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Papa reconoce “complicidad” de Iglesia con curas pedófilos

SUBRAYADO |

Tras reunirse con seis víctimas se comprometió a no tolerar y reparar los daños. Las asociaciones de víctimas consideran que la Iglesia no está haciendo todo lo posible.

El papa Francisco se reunió por primera vez en el Vaticano con un grupo de seis víctimas de abusos sexuales de curas pedófilos ante los cuales pidió en varias ocasiones perdón y se comprometió a “no tolerar” y reparar.

En una conmovedora homilía pronunciada durante la misa celebrada en la capilla de la casa Santa Marta, donde reside desde que fue elegido en marzo del 2013, el pontífice argentino denunció la “complicidad” inexplicable de la iglesia con esos crímenes.

“Desde hace tiempo siento en el corazón el profundo dolor, sufrimiento, tanto tiempo oculto, tanto tiempo disimulado con una complicidad que no, no tiene explicación”, dijo.

“Ante Dios expreso mi dolor por los pecados y crímenes graves de abusos sexuales cometidos por el clero contra ustedes y humildemente pido perdón”, afirmó el Papa, quien reconoció que los líderes de la Iglesia “no han respondido adecuadamente a las denuncias de abuso presentadas por familiares y por aquellos que fueron víctimas del abuso”, dijo.

“No hay lugar en la Iglesia para los que cometen estos abusos, y me comprometo a no tolerar el daño infligido a un menor por parte de nadie”, subrayó el jefe de la iglesia católica.

Francisco se comprometió desde su llegada al trono de Pedro a luchar contra la pederastia y puso en marcha una comisión para la protección de la infancia de la que forma parte una víctima, la irlandesa Mary Collins.

Pese a esos gestos, las asociaciones de víctimas consideran que la jerarquía de la Iglesia no está haciendo todo lo posible para impedir que sacerdotes abusen sexualmente de menores de edad en todo el mundo. Reclaman “decisiones estructurales” y que las intenciones se “coagulen” en normas específicas.