Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Papa marca récord al proclamar 802 santos en su canonización

SUBYRAYADO |

Entre ellos están una colombiana, una mexicana y 800 mártires italianos. Bergoglio denunció el aburguesamiento de muchos cristianos.

El papa Francisco proclamó hoy los primeros santos de su pontificado, 802, entre ellos la colombiana Laura Montoya y la mexicana Guadalupe García Zavala, en una ceremonia en la que dijo que la indiferencia corroe las comunidades cristianas y denunció el “aburguesamiento” de muchos cristianos.

Sólo dos meses después de ser elegido papa, el argentino Bergoglio marcó un récord al elevar a la gloria de los altares y al culto universal a un número tan alto de santos ya en su primera ceremonia de canonizaciones.

Ante una 100.000 personas reunidas en la plaza de San Pedro del Vaticano, el Obispo de Roma proclamó a la primera santa colombiana, la monja Laura Montoya y Upegui (1874-1949), a la también religiosa mexicana conocida como Madre Lupita (1878-1963) y a 800 mártires italianos asesinados en 1480 a manos de los otomanos por negarse a renegar de la fe católica y abrazar la musulmana.

La fecha de canonización de los 802 la fijó Benedicto XVI el pasado 11 de febrero, en el consistorio en el que anunció su renuncia al papado, por lo que están considerados los primeros santos del papa Francisco y los últimos de Ratzinger.

Francisco dijo que Laura Montoya fue instrumento evangelización de los indígenas y que enseña a vencer la indiferencia y el individualismo.

“Nos enseña a ver el rostro de Jesús reflejado en el otro, a vencer la indiferencia y el individualismo, que corroe a las comunidades cristianas y nuestro corazón, y nos enseña a acoger a todos sin prejuicios ni reticencias, con auténtico amor, dándoles lo mejor de nosotros mismos y compartiendo con ellos lo más valioso que tenemos: Cristo y su Evangelio”, subrayó.

De la madre Lupita destacó que renunció a una vida cómoda para seguir la llamada de Jesús, para dedicarse a los enfermos, “ante los que se arrodillaba para servirles con ternura y compasión”.

“¡Cuanto daño hace la vida cómoda!, ¡cuanto daño hace el bienestar!. El aburguesamiento del corazón nos paraliza. Madre Lupita, sin embargo, renunció a una vida cómoda para servir a los enfermos y abandonados y eso se llama tocar la carne de Cristo”, manifestó.

El papa argentino precisó que “tocar la carne de Cristo” significa dedicar la vida a los pobres, a los enfermos, a los abandonados, a los marginados.

“Ellos son la carne de Cristo. No tengáis miedo, no avergonzaros, que no os dé repugnancia tocar la carne de Cristo”, agregó el papa.

Sobre los mártires resaltó que rechazaron renegar de su propia fe y prefirieron morir y tras ponerlos como ejemplo pidió a los fieles que conserven la fe en medio a los obstáculos y las incomprensiones, a la vez que denunció que todavía son muchos los cristianos que sufre violencia en tantas partes del mundo.

Francisco afirmó que los cristianos tienen que ser capaces de mostrar la fe “con respeto, pero también con valentía” y aseguró que tienen que responder al mal con el bien.