Iglesia al día

" Con María y San José peregrinamos de nuevo hacia su Santuario "
Peregrinación Nacional a la Virgen de los Treinta y Tres 2021

La Iglesia en los medios Papa Francisco recorrió en silencio excampo de concentración de Auschwitz

SUBRAYADO |

“Señor, ten piedad de tu pueblo. Señor perdón por tanta crueldad”, escribió en español Francisco en el libro de honor del museo de Auschwitz.

Durante la visita, de casi dos horas, el papa no pronunció ningún discurso y se reunió con diez supervivientes de este campo de exterminio así como con 25 “Justos de las Naciones”, personas que salvaron judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

El papa argentino llegó en automóvil desde Cracovia, entró a pie y atravesó solo y en silencio la puerta de entrada, sobre la cual reza la inscripción en alemán Arbeit macht frei (El trabajo hace libre), con la que los nazis recibían a los deportados.

Después se sentó en un banco y se sumió en un largo silencio, con los ojos cerrados, por unos diez minutos.

Con el rostro serio y sobrecogido, Francisco se trasladó en un coche eléctrico al llamado Muro de la Muerte, donde los nazis ejecutaron a miles de prisioneros con un disparo en la cabeza.

Allí fue recibido por la primera ministra polaca Beata Szydlo, quien le besó la mano, inclinándose con reverencia.

El papa se reunió después con un grupo de doce supervivientes del campo de exterminio, entre ellos nueve polacos, dos judíos y un gitano.

Francisco intercambió unas palabras con cada uno de los judíos supervivientes y luego encendió una vela ante el muro, que tocó con la mano.

Un gesto simbólico seguido de una oración en la celda subterránea donde murió el santo polaco Maximiliano Kolbe, franciscano como él, quien dio su vida para salvar a un padre de familia.

La visita del papa coincide con el 75 aniversario de la sentencia a muerte a Kolbe.

El pontífice latinoamericano visitó después el campo de exterminio de Birkenau-Auschwitz II, donde murieron la mayor parte de las víctimas en cuatro hornos crematorios y donde estaban ubicadas las mujeres.

Antes de irse, el papa saludó y entregó las medallas del pontificado a unos 25 católicos polacos que arriesgaron sus vidas para ayudar a los judíos durante la ocupación nazi, llamados “Justos entre las naciones” por el Instituto Yad Vashem de Israel.
La recorrida del papa por Auschwitz coincidió con la visita de un grupo de parroquianos uruguayos.