Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Papa Francisco proclama 802 santos y se pronuncia sobre aborto

MONTEVIDEO PORTAL |

Por todos los santos

El papa Francisco pidió este domingo que se “garantice la protección jurídica del embrión”, de manera que se “proteja al ser humano desde el primer instante de su existencia”. El pontífice proclamó 802 santos, entre ellos dos santas latinoamericanas.

Se trata de la primera vez que el Papa argentino se pronuncia públicamente sobre ese controvertido tema que suscita debate en muchos países europeos al defender el “carácter sagrado de la vida” desde su concepción, una condena indirecta del aborto.

El Papa saludó a los participantes en Roma de una gran marcha popular a la que asistieron personas de diferentes parroquias y miembros de organizaciones “provida” desde varios puntos de Europa.

Francisco, que ya había mostrado sus posturas conservadores sobre estos temas cuando era arzobispo de Buenos Aires, invitó a mantener “viva la atención de todos sobre el tema tan importante del respeto a la vida desde la concepción”.

Asimismo, el sumo pontífice proclamó los primeros santos de su pontificado, 802, entre ellos la colombiana Laura Montoya y la mexicana Guadalupe García Zavala, en una ceremonia en la que dijo que la indiferencia corroe las comunidades cristianas y denunció el “aburguesamiento” de muchos cristianos.

Sólo dos meses después de ser elegido papa, el argentino Bergoglio ha marcado un récord al elevar a la gloria de los altares y al culto universal a un número tan elevado de santos ya en su primera ceremonia de canonizaciones.

Ante una 100.000 personas reunidas en la plaza de San Pedro del Vaticano, el Obispo de Roma proclamó a la primera santa colombiana, la monja Laura Montoya y Upegui (1874-1949), a la también religiosa mexicana conocida como Madre Lupita (1878-1963) y a 800 mártires italianos asesinados en 1480 a manos de los otomanos por negarse a renegar de la fe católica y abrazar la musulmana.

La fecha de canonización de los 802 la fijó Benedicto XVI el pasado 11 de febrero, en el consistorio en el que anunció su renuncia al papado, por lo que están considerados los primeros santos del papa Francisco y los últimos de Ratzinger.

Francisco dijo que Laura Montoya fue instrumento evangelización de los indígenas y que enseña a vencer la indiferencia y el individualismo.

“Nos enseña a ver el rostro de Jesús reflejado en el otro, a vencer la indiferencia y el individualismo, que corroe a las comunidades cristianas y nuestro corazón, y nos enseña a acoger a todos sin prejuicios ni reticencias, con auténtico amor, dándoles lo mejor de nosotros mismos y compartiendo con ellos lo más valioso que tenemos: Cristo y su Evangelio”, subrayó.

De la madre Lupita destacó que renunció a una vida cómoda para seguir la llamada de Jesús, para dedicarse a los enfermos, “ante los que se arrodillaba para servirles con ternura y compasión.

“¡Cuanto daño hace la vida cómoda!, ¡cuanto daño hace el bienestar!. El aburguesamiento del corazón nos paraliza. Madre Lupita, sin embargo, renunció a una vida cómoda para servir a los enfermos y abandonados y eso se llama tocar la carne de Cristo”, manifestó.

El papa argentino precisó que “tocar la carne de Cristo” significa dedicar la vida a los pobres, a los enfermos, a los abandonados, a los marginados.

“Ellos son la carne de Cristo. No tengáis miedo, no avergonzaros, que no os dé repugnancia tocar la carne de Cristo”, agregó el papa, que señaló que Lupita había entendido que significa ‘tocar la carne de Cristo'”.

Sobre los mártires resaltó que rechazaron renegar de su propia fe y prefirieron morir y tras ponerlos como ejemplo pidió a los fieles que conserven la fe en medio a los obstáculos y las incomprensiones, a la vez que denunció que todavía son muchos los cristianos que sufre violencia en tantas partes del mundo.

Francisco afirmó que los cristianos tienen que ser capaces de mostrar la fe “con respeto, pero también con valentía” y aseguró que tienen que responder al mal con el bien.

A la ceremonia asistió una delegación oficial de Colombia encabezada por el presidente, Juan Manuel Santos, quien mañana, lunes, será recibido por Francisco.

Tras el rezo del Regina Coeli -que sustituye al ángelus en el tiempo de Pascua- Francisco hizo votos para que “inspirados en el ejemplo y concordia” de santa Laura Montoya, los colombianos “continúen trabajando por la paz y el justo desarrollo de su Patria”.

A la canonización asistió asimismo una delegación oficial mexicana encabezada por Roberto Herrera Mena, director general adjunto de Asuntos Religiosos de la oficina de la Presidencia.

Tras saludar a los mexicanos, el papa abogó para que la violencia “sea desterrada” de México.

“En las manos de santa Guadalupe García Zavala ponemos a todos los pobres, los enfermos y a cuantos los asisten, y encomendamos a su intercesión a la noble nación mexicana, para que desterrada toda violencia e inseguridad, avance cada vez más por el camino de la solidaridad y la convivencia fraterna”, afirmó.

También durante el Regina Coeli, el papa pidió que se respete la vida desde el momento de la concepción y que se “garantice protección jurídica al embrión tutelando a todo ser humano desde el primer momento de su existencia”.

Francisco adelantó que en defensa de la vida humana se celebrará el 15 y 16 de junio próximo en el Vaticano la Jornada del Evangelium Vitae, enmarcada en el Año de la Fe.