Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Papa Francisco habló en español y sobre un sacerdote argentino que será beatificado

UNOTICIAS |

Durante el Ángelus de este domingo en la Plaza de San Pedro, el pontífice habló a los fieles en español y se refirió a la beatificación del cura cordobés, José Gabriel Brochero, expresando que deberían multiplicarse los religiosos que lo imiten.

“Que se multiplique los sacerdotes que, imitando al cura (José Gabriel el Rosario) Brochero, estén tanto de rodillas como dando testimonios por todas partes de la misericordia divina”, pidió el papa Francisco en el habitual Ángelus que da cada domingo en la plaza San Marcos del Vaticano.

En español, el Sumo Pontífice se refirió así a la beatificación del cura que tuvo lugar este sábado en Traslasierra, Córdoba, ante las más de 200 mil personas que se acercaron al monumento al Sagrado Corazón de Jesús (llamado por algunos el “Cristo blanco”), que se ubica a 700 metros de la plaza de Villa Cura Brochero.

“Deseo unirme a la alegría de la Iglesia en Argentina por la beatificación de este pastor ejemplar, que a lomo de mula recorrió infatigablemente los áridos caminos de su parroquia, buscando, casa por casa, las personas que le habían sido encomendadas para llevarlas a Dios”, señaló.

Por otra parte, Francisco volvió a hacer en su discurso otro llamado por la no-violencia, en momentos en que la mayor situación de crisis en Siria parece haber pasado y las potencias mundiales negocian con el régimen de Al Assad un proceso de destrucción de sus armas químicas.

“Si vivimos con la ley del ojo por ojo y diente por diente, no salimos de la espiral de la violencia”, advirtió y dijo que “si no hay misericordia en nuestro corazón, si no perdonamos, no estamos en comunión con Dios”.

Quizás por la lluvia que azotaba Roma, Francisco pronunció un discurso un poco más breve que lo habitual y, al finalizar, saludó con su ya célebre: “¡Les deseo a todos un buen domingo y un buen almuerzo!”.