Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Papa cerró con una misa su histórica visita a Emiratos

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/mundo/papa-cerro-misa-historica-visita-emiratos.html

Más de 120.000 fieles siguieron a Francisco desde el estadio de Abu Dabi.

Decenas de miles de católicos y varios miles de musulmanes asistieron ayer martes a una misa pública sin precedentes celebrada en Abu Dabi por el papa Francisco, en la primera visita que realiza un jefe de la Iglesia católica a la Península Arábiga.

Los fieles llenaron el estadio Zayed Sports City y sus alrededores en Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos, para ver a Francisco. El número de participantes osciló entre 120.000 y 170.000 según las fuentes; 50.000 estaban dentro del estadio y el resto siguió la misa desde afuera. Los organizadores esperaban a 135.000 asistentes.

Los organizadores calcularon la participación de católicos de alrededor de 100 naciones, junto con unos 4.000 musulmanes, incluidos funcionarios del gobierno. También se pudo ver a mujeres con sus abayas negros -mantos que usan las musulmanas-, y llevando tacones de aguja.

Emiratos Árabes Unidos alberga alrededor de la mitad de los dos millones de católicos expatriados que viven en la península, lugar de nacimiento del Islam en la vecina Arabia Saudita. La comunidad incluye un gran número de personas de Filipinas e India.

“Lo más seguro es que no sea fácil para ustedes vivir lejos de casa, extrañando el afecto de sus seres queridos y quizás también sintiendo incertidumbre sobre el futuro”, dijo el Papa, instando a los fieles a inspirarse en San Antonio Abad, fundador del monasticismo en el desierto.

“El Señor se especializa en hacer cosas nuevas; incluso puede abrir caminos en el desierto”, declaró el Pontífice al final de un viaje donde se reunió con el gran Imán de la mezquita de Al Azhar de Egipto y los líderes de EAU.

El Papa, que llegó el domingo por invitación del príncipe heredero de Abu Dabi, aprovechó la visita para condenar las guerras regionales, como la de Yemen, el país más pobre de la península. También pidió una mayor cooperación entre cristianos y musulmanes.

“Nosotros, cristianos de Yemen, te queremos”: esta pequeña pancarta, alzada durante la misa, simbolizó sin duda el carácter cosmopolita de la asamblea religiosa.

El pontífice inició su visita el domingo diciendo que oraba por los yemeníes y luego exhortó el lunes, en una reunión interreligiosa, a la paz en este país pobre por el que se introdujo el cristianismo en la península arábiga en el siglo XIX.

Ya en el avión de regreso a Roma, el papa dijo hoy que en Emiratos Árabes Unidos encontró “buena voluntad para poner en marcha procesos de paz” en países de la región, como Yemen. “Sé que es difícil dar una opinión después de dos días y de haber hablado sobre el asunto con pocas personas. Yo diré que he encontrado buena voluntad para poner en marcha procesos de paz. Esto es lo que he encontrado”, dijo, según informa el portal Vatican News.

Los gestos.
Un inmenso clamor se elevó en el estadio cuando llegó el papa. El “papamóvil” se detuvo para permitir que Francisco bendijera a dos niñas que salieron de la muchedumbre y acudieron hacia él.

La homilía del pontífice, en italiano, fue traducida al árabe por un sacerdote, y subtitulada en inglés en una gran pantalla que presidía el estadio en la parte opuesta del altar, ante una audiencia que rezó y cantó principalmente en inglés.

También hubo espacio para oraciones en coreano, francés, tagalo, urdu, konkani y melayalam, estas dos últimas lenguas vernáculas del sur de la India.

“Son ustedes un coro que tiene variedad de naciones, de idiomas y de ritos”, dijo al saludar la “alegre polifonía de la fe” que construyó la Iglesia.

La población de Emiratos Árabes Unidos está integrada en un 85% por extranjeros.

El papa citó una vez más a San Francisco de Asís, que ha sido una imagen muy presente durante toda su visita porque hace ocho siglos el santo acudió a Egipto para tender puentes con el sultán de los musulmanes Malik al Kamil. Y con esa misión llegó el Pontífice a Abu Dabi el pasado domingo.

En su homilía, señaló que “San Francisco recordó que el cristiano va armado solo de su fe humilde y su amor concreto” mientras otros visten armaduras, por lo que pidió a los creyentes que “no entablen litigios ni contiendas”.

El papa hizo varios gestos, como el uso de un coche pequeño de una marca surcoreana para sus desplazamientos, como muestra de humildad.

Además, voló de regreso a Roma a bordo de un avión de Etihad, la aerolínea de Abu Dabi, en lugar de la compañía de bandera italiana Alitalia.

Visita histórica.
El papa llegó a la capital emiratí el domingo por la noche, tras haber sido invitado por las autoridades para participar en el encuentro de “Fraternidad Humana”, junto al gran imán de la mezquita cairota de Al Azhar (el mayor centro de pensamiento del islam suní), Ahmad Al Tayeb.
El papa y Al Tayeb firmaron un documento en el que se comprometieron trabajar por el diálogo y en contra de la violencia, en nombre de “los musulmanes de Oriente y Occidente, junto con la Iglesia Católica y los católicos de Oriente y Occidente”.

En el marco de la iniciativa de Emiratos Árabes Unidos, también se anunció la construcción de dos nuevos templos en Abu Dabi: la iglesia de San Francisco y la mezquita de Ahmed al Tayeb.

La visita del papa fue calificada de “histórica” por los gobernantes emiratíes, que se han presentado de esta forma como unos de los más tolerantes y abiertos de la región.

El beso en Abu Dabi que recorrió el mundo

La imagen que resume el resultado de la primera visita de un jefe de la Iglesia católica a la península arábiga, cuna del islam, no fue de la multitud saludando al papa Francisco, ni de la misa que cerró su estadía en Abu Dabi. La foto fue el beso que el lunes se dieron Francisco y el imán Sheikh Ahmed al Tayeb, en un gesto histórico de cercanía entre ambas religiones. El papa Francisco y el imán Ahmed el Tayeb condenaron la intolerancia religiosa y firmaron una declaración en la que se comprometen a “luchar contra el extremismo”.

Admite abusos sexuales de curas y obispos a monjas

El papa Francisco admitió ayer martes que curas y obispos abusaron sexualmente de monjas. “Hubo curas y también obispos que hicieron eso”, dijo el papa en el avión de regreso a Italia desde Emiratos Árabes Unidos ante el requerimiento de una periodista.

A su parecer, este fenómeno es posible encontrarlo “en todas partes”, pero está más presente en “algunas congregaciones nuevas y en algunas regiones”.

“Hemos estado trabajando durante mucho tiempo sobre este asunto. Hemos suspendido a varios clérigos que han sido despedidos por esta causa”, señaló Francisco, sin mencionar nombres ni países.

“No sé si el proceso (canónico) ha terminado, pero también hemos disuelto algunas congregaciones religiosas femeninas que han estado muy vinculadas a esta corrupción”, añadió, y señaló que la Iglesia no puede refugiarse en la negación

“¡¿Tenemos que hacer algo más? Sí. ¿Tenemos la voluntad de hacerlo? Sí!”, apostilló el sumo pontífice.

El suplemento femenino del diario vaticano L’Osservatore Romano dedicó su número de febrero al caso de los abusos sexuales a las religiosas y su directora, Lucetta Scaraffia, pidió a la Iglesia no ignorar esta situación de opresión hacia la mujer.

Unos de los últimos pedidos de perdón por los abusos sexuales se dio el pasado domingo. El abad del histórico monasterio de Montserrat, Josep María Soler, pidió ese día perdón por los casos de abusos sexuales en la comunidad y se comprometió a “aclarar” lo sucedido. Las palabras de Soler llegaron mientras en las afueras de la basílica del monasterio varias víctimas de pederastia se manifestaban para exigir la dimisión del abad por el presunto encubrimiento de esos abusos. Montserrat, situada entre montañas a 60 km de Barcelona, es una abadía símbolo del catolicismo de la región de Cataluña y cuyas raíces se sitúan en el siglo XI.