Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Papa busca convertir conventos en asilos

EL PAÍS |

LA IGLESIA TIENE INMUEBLES VACÍOS

La Iglesia es la mayor casera de Italia. Entre conventos, templos y centros educativos o sanitarios posee entre el 20% y el 30% del patrimonio inmobiliario. En este escenario, el papa Francisco planteó la posibilidad de transformar los conventos vacíos en asilos de refugiados.

Las palabras del Papa emocionaron durante su visita a un centro de ayuda a los refugiados gestionados por los jesuitas en Roma: “Queridos religiosos y religiosas: los conventos vacíos no deben servir a la Iglesia para transformarlos en alojamientos y ganar dinero. Los conventos vacíos no son nuestros, son para la carne de Cristo, que son los refugiados”.

Si durante su visita del pasado mes de julio a la isla de Lampedusa el Papa criticó la globalización de la indiferencia, en el centro Astalli cerró el foco y lo fijó en la propia Iglesia: “Quizás hemos sido llamados a hacer más, acogiendo y compartiendo con decisión aquello que la Providencia nos ha dado. El Señor llama a vivir con generosidad y coraje la acogida en los conventos vacíos. Cada día, aquí y en otros centros, muchas personas, sobre todo jóvenes, se ponen en fila para una comida caliente. Estas personas recuerdan el sufrimiento y el drama de la humanidad. Pero esa fila nos dice también que hay que hacer algo, ahora, todos… ¡Es posible! Basta con llamar a la puerta y decir: estoy aquí, ¿cómo puedo ayudar?”.

El Papa acudió al centro de ayuda a los refugiados -contiguo a la Iglesia de Jesús, donde está enterrado el fundador de los jesuitas, San Ignacio de Loyola- en un coche pequeño, sin la comitiva hasta ahora habitual de escoltas y sirenas. Tras visitar el comedor en el que cada día se atiende a unas 500 personas, Jorge Mario Bergoglio se dirigió a los refugiados: “Muchos de vosotros son musulmanes, vienen de otros países, de situaciones distintas. No tenemos miedo a la diferencia”.

Necesidad.

También tuvo palabras para quienes, por causa de esta crisis o de crisis más viejas y profundas, tienen que acercarse cada día a pedir un poco de pan: “Vuestra fragilidad desenmascara nuestros egoísmos, nuestras falsas seguridades, nuestros pretextos de autosuficiencia”.

El Papa también tuvo un recado para las autoridades: “La misericordia requiere justicia. Solo a través de la justicia se puede lograr que el pobre encuentre el camino para no serlo más. La Iglesia, la ciudad de Roma, las instituciones tienen que unirse para que nadie tenga más necesidad de un comedor social, de un alojamiento, de un servicio de asistencia legal para ver reconocido el propio derecho a vivir y trabajar, a ser plenamente persona”.

Antes de marcharse, Bergoglio hizo suya una frase que unos momentos antes le habían confiado algunos refugiados: “¡La integración es un derecho”.

Desde el domingo de la semana pasada, el Papa protagoniza una activa campaña contra la intervención militar en Siria, a la que se han adherido no sólo católicos sino representantes de otras religiones.