Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Oposición pidió al Frente aplazar la votación del matrimonio gay

EL PAÍS |

Malestar. El proyecto no fue distribuido a legisladores blancos y colorados

La oposición hizo gestiones de última hora ante el Frente Amplio para evitar que hoy miércoles se vote el proyecto de ley de “matrimonio igualitario”, cuyo texto ni siquiera ha sido distribuido entre los senadores.

Como último punto del orden del día de la sesión de hoy miércoles en el Senado figura el proyecto de matrimonio gay, que permite el casamiento entre personas del mismo sexo y crea una sola institución matrimonial tanto para homosexuales como heterosexuales.

Sin embargo, no hay seguridad de que se trate en la sesión de hoy debido a que el Partido Nacional hizo gestiones ante la presidencia del Frente Amplio. El senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) dijo ayer a El País que la semana pasada habló con la socialista Mónica Xavier, presidenta del Frente Amplio, y acordaron aplazar el proyecto hasta marzo de 2013.

El viernes, durante la interpelación al canciller Luis Almagro, el senador socialista Daniel Martínez le dijo a Larrañaga que la bancada del Frente Amplio había “cambiado el criterio” y que el proyecto de matrimonio gay se votaría hoy miércoles.

Larrañaga consideró “totalmente contraproducente” votar ahora el proyecto, pese a que personalmente tiene una posición favorable al matrimonio gay. El senador de Alianza Nacional no ocultó su malestar con la bancada oficialista.

“No puedo asegurar que se vote, pero está en el orden del día de la sesión”, dijo Martínez a El País. El legislador explicó que cuando Larrañaga habló con Xavier, ella transmitió su opinión de que se podía esperar hasta marzo, pero en ningún momento se comprometió a aplazar la iniciativa.

La semana pasada, la bancada de senadores del FA acordó votar el proyecto aprobado el 12 de diciembre en la Cámara de Diputados. Por lo que si se aprueba hoy en el Senado se convertirá en ley.

El senador colorado Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay) dijo a El País que está en contra de votar hoy la iniciativa y pidió que el tema se estudie “en profundidad”. Bordaberry se quejó de que hasta ayer a la noche no se había repartido el texto de la convocatoria. “Se nos comunicó por mail que se iba a distribuir el viernes a las 20:21 y no se distribuyó; esto es una falta de respeto a la condición de legislador”, opinó Bordaberry.

Se prevé que durante toda la jornada de hoy el Frente discuta qué posición llevar en el Senado, dado que si bien algunos legisladores son intransigentes y quieren votarlo, hay otros proclives a acceder a la petición de la oposición y no aplicar la “aplanadora”, dijeron fuentes de la coalición.

POLÉMICA. Los aspectos más controversiales de la ley están relacionados con la concepción y las adopciones. Según el articulado de la iniciativa, las parejas de mujeres deberán firmar un contrato previo a la fertilización in vitro por el cual asumen su “progenitura jurídica”, es decir los derechos y obligaciones como padres. Este artículo fue cuestionado por la oposición, al considerarse un “mamarracho jurídico”.

En Diputados, el artículo 14 (que modifica al artículo 214 del Código Civil) generó polémica. El texto original prohibía que los hijos adoptados por parejas homosexuales conocieran la identidad de sus padres biológicos; el texto fue modificado ante los cuestionamientos de blancos y colorados.

Sin embargo, mantuvo la prohibición para los hijos concebidos mediante fecundación in vitro. Esto, porque la ley de reproducción asistida protege la identidad de los donantes de esperma.

La iniciativa que habilita al matrimonio gay permite que las parejas homosexuales puedan elegir el orden de apellidos de sus hijos y otorga el derecho a los matrimonios heterosexuales a hacer lo mismo si así lo desean. También se modifican las causales de divorcio y se agrega “la sola voluntad de cualquiera de los cónyuges”, en lugar de la sola voluntad de la mujer. A su vez, el concepto de adulterio se amplía al incluirse las relaciones extramatrimoniales con personas “de cualquier sexo”.